Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Catalá cree que quienes intentan encontrar "atajos" para lograr la independencia de Cataluña están "abocados al fracaso"

El ministro de Justicia en funciones, Rafael Catalá, ha asegurado que Cataluña "no va a ser independiente" porque "es imposible con nuestra Constitución vigente". Por ello, ha considerado que "están abocados al fracaso" quienes "intentan encontrar atajos o caminos que permitan sortear lo que el Tribunal Constitucional y lo que la propia Constitución ha establecido".
Catalá ha contestado de esta manera al ser preguntado por la decisión de JxSí y la CUP de tramitar las tres ponencias de ley soberanistas pese a que un informe de los letrados de la Cámara desaconsejó emprender esta vía para elaborar las normas que los independentistas ven clave para avanzar hacia la independencia.
Así, el ministro en funciones ha considerado que "en el proceso que algunos pretenden llevar a cabo de soberanismo e independencia en Cataluña, estamos viendo permanentemente actuaciones que, en ocasiones, el Tribunal Constitucional está suspendiendo y anulando, dictando resoluciones que paralizan ese tipo de planteamientos".
En este sentido, el ministro de Justicia en funciones ha lamentado que "hay algunos que lo que están intentando permanentemente s buscar resquicios o alternativos o hacer alguna treta para encontrar esas posibilidades de seguir adelante en un proceso que está abocado al fracaso".
El ministro de Justicia en funciones ha aclarado que en España y en su modelo constitucional "no cabe ningún proceso de independencia", por lo que ha zanjado que "Cataluña no va a ser independiente", ya que "es imposible con nuestra Constitución vigente".
Por tanto, lamenta que "si pretenden utilizar comisiones preexistentes para promover unos proyectos de ley que el Tribunal Constitucional ha declarado ya que son contrarios a nuestra Constitución, pues se encontrarán con el mismo resultado".
De hecho, ha precisado que en cuanto esas omisiones empiecen a abordar y a avanzar en el tratamiento de esos proyectos, se producirá lógicamente por parte del Gobierno las impugnaciones ante el Tribunal Constitucional". Así, ha confiado en que "sean tomadas en consideración se suspendan y, posteriormente, se declaren inconstitucionales".
Por tanto, ha concluido que "no hay atajos ni caminos que pretendan burlar nuestro modelo de convivencia y nuestra Constitución, aunque algunos siguen insistiendo en ello". Y es que el modelo constitucional español "garantiza la unidad de España y la igualdad de todos los españoles y que la soberanía nacional es de todos, y no de una parte de los españoles frente a otros".