Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Catalá pide que no haya líneas rojas en las negociaciones aunque no contempla el relevo de Rajoy

El ministro de Justicia en funciones, Rafael Catalá, ha vuelto a mostrar este martes la "disposición" del Partido Popular a entablar negociaciones de formación de gobierno con el PSOE y Ciudadanos y ha asegurado que su partido no tiene ninguna línea roja, aunque ha defendido que el presidente de dicho ejecutivo tiene que ser Mariano Rajoy.
Así se ha expresado el titular de Justicia antes de inaugurar unas jornadas de en la Universidad Complutense de Madrid, donde ha reivindicado el triunfo electoral del PP en las pasadas elecciones del 26 de junio y ha afirmado que se abre un escenario de opciones "muy diversas" en el que es factible tanto la formación de un gobierno de coalición como la opción de que el Partido Popular gobierne en minoría.
"No tenemos un modelo preferible. Empezamos este proceso con la máxima flexibilidad. No hay preferencia por una alternativa o por otra, yo creo que experimentar lo que no hemos hecho hasta el presente, un gobierno de coalición, podría ser incluso interesante en términos de madurez democrática, pero si Ciudadanos y PSOE prefieren otra alternativa de apoyos parlamentarios y menor compromiso de pertenencia al gobierno, a nosotros nos va a valer perfectamente", ha afirmado el titular de Justicia.
Catalá, que ha hecho hincapié en la necesidad de agilizar este proceso para poner en marcha el programa de reformas, ha asegurado que "no hay ningún asunto que esté fuera de la agenda" de cara a entablar dichas negociaciones por lo que el PP no va a tener "ninguna línea roja" más allá de los principios fundamentales de su programa político. Así considera que Mariano Rajoy debe ser el presidente de dicho ejecutivo en tanto cuenta con el respaldo de su partido y el aval de los cerca de ocho millones de ciudadanos que le han votado.
"(La figura de Rajoy) no es una línea roja, es una circunstancia del PP. Es una institución democrática, un grupo donde militamos mas de 800.000 personas y tenemos un presidente que ganó las elecciones en diciembre de 2015 y las ha vuelto a ganar con apoyo incrementado de los ciudadanos, por lo tanto parece razonable que Rajoy lidere también la formación del gobierno, porque es lo que ha decidido el PP como representante propio y lo que han decidido los ciudadanos con su apoyo mayoritario", ha concluido.