Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Brecha abierta entre Mas y el resto de partidos proconsulta

La anulación de la consulta soberanista prevista para el 9 de noviembre ha abierto una gran brecha entre el gobierno catalán y el resto de partidos del bloque proconsulta. Cada vez se ve con mayor dificultad el que el bloque legue a un acuerdo para la alternativa propuesta por Artur Mas.

El President asegura que no esperaba el plante de ERC y su poco entusiasmo por su nueva consulta. Mientras, Esquerra reclama elecciones inmediatas pero antes exige una declaración unilateral de independencia.

"No queremos hacer una declaración de independencia sino conseguirla", ha manifestado Josep Rull. Se buscan alternativas como la elaboración de una lista unitaria para unas elecciones plebiscitarias que permitan seguir el proceso soberanista.

Por su parte, el expresidente Aznar ha arremetido contra las consecuencias del nacionalismo catalán en una entrega de premios de FAES. "Es la gran obra del nacionalismo, un paisaje de ruptura división y frustración en Cataluña, romper dividir y frustrar", ha sentenciado Aznar.