Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cayo Lara defiende al juez Silva y censura que la Justicia ha corrido para juzgarle, mientras Blesa sigue "de rositas"

El coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, ha salido este lunes en defensa del juez Elpidio José Silva, destacando que mientras que la Justicia ha corrido para juzgarle por presunta prevaricación en la instrucción de una de las causas contra el expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa, éste sigue "de rositas" y pueden pasar años hasta que se siente en el banquillo.
Así se ha pronunciado Lara en una rueda de prensa en la sede de IU el día en que arranca el juicio contra Silva, quien envió a la cárcel en dos ocasiones a Blesa y se enfrenta a una petición fiscal de 30 años de inhabilitación por la comisión de supuestos delitos de prevaricación, retardo malicioso en la Administración de Justicia y dos delitos contra la libertad individual del expresidente de la entidad.
"Lo de Silva y lo de Blesa es el mundo al revés. A cualquier ciudadano de este país le cuesta mucho entender que quien se siente en el banquillo sea el juez que encausa el tema y que el supuesto delincuente esté rositas. Es el mundo al revés y hay que poner el mundo el orden", ha asegurado Lara.
QUE PAREN LOS CABALLOS
Para Lara, el orden lógico sería que primero acabara la instrucción de todo lo relativo a Blesa y que después se juzgue al juez porque, de lo contrario, puede ocurrir que inhabiliten a Silva y pasen años hasta que sepamos si efectivamente el expresidente de Caja Madrid es o no un "delincuente".
En este sentido, ha pedido que "se paren los caballos" con Silva y que no se "corra tanto" con su caso porque él está convencido de que el juez "actuó de buena fe y con buena voluntad" y que lo que pretendió mandando a prisión a Blesa fue "intentar que un presunto delincuente no pudiera destruir pruebas", algo que, a su juicio, ya es "inevitable a estas alturas".