Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cayo Lara dice que cuando se verifique la entrega de las armas será el tiempo de hablar de política en Euskadi

El coordinador general de Izquierda Unida (IU), Cayo Lara, ha considerado que este viernes es "un día grande para la democracia" tras el comunicado de la banda terrorista ETA que anuncia el "cese definitivo de la violencia armada", y ha añadido que "cuando se verifique la entrega de las armas y las tutele y custodie el Estado es el tiempo en el que se va a hablar de política" en el País Vasco.
Con este comunicado, cuyos términos ha señalado Lara que no comparte, se abre "la posibilidad cierta de que el fin del terrorismo lo podamos ver los que llevamos tantísimos años esperando que ETA desaparezca de la violencia en las calles y que quienes les pudieran apoyar o haber apoyado se integren plenamente en la vida política para defender las ideas en democracia y en este Estado de Derecho".
El máximo dirigente de IU ha mostrado su reconocimiento y recuerdo "extraordinario" a todas las víctimas "del sufrimiento que ETA ha generado". Ese sufrimiento, ha continuado, "se lo podían haber ahorrado a nuestro país y especialmente a Euskadi si se hubieran disuelto antes".
Por tanto, ha insistido en que una vez que las armas "sean entregadas y custodiadas por el Estado", la "lucha política en Euskadi será únicamente no la de la violencia terrorista sino la lucha de los problemas reales de los ciudadanos, que es la lucha por la democracia, el Estado del Bienestar y el empleo".
Además, ha añadido Lara, permitirá que cuando haya campañas electorales "no estará de por medio el elemento del terrorismo que a veces se ha utilizado como cortina de humo para que no habláramos de los problemas cotidianos y que sufre la mayoría". "Bienvenidos por tanto a la vida real, a la vida democrática y nos alegramos de manera infinita", ha concluido.