Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Celaá reconoce que hay "reticencia" entre las filas del socialismo para poder "acordar" con Podemos

La cabeza de lista del PSE al Senado por Bizkaia, Isabel Celaá, ha reconocido que hay "reticencia" entre las filas del socialismo para poder "acordar" con Podemos. Asimismo, ha acusado a la formación morada de tener como único objetivo "adelantar al PSOE, ocupar su posición".
En una entrevista concedida a Onda Vasca, recogida por Europa Press, la candidata socialista ha denunciado además la difusión de un vídeo en las redes sociales en el que se acusa a Pedro Sánchez de "racista". En el vídeo se muestra al líder socialista saludando a unas personas de raza negra y "parece limpiarse la mano tras haberlas tocado".
"Mal les deben ir a algunos las cosas cuando tienen necesidad de bajar a semejantes cuestiones. La campaña que están poniendo en red tanto el PP como Podemos en relación a un saludo a una familia de color es inaceptable", ha criticado.
Tras indicar que las últimas encuestas dadas a conocer no les "atemorizan", ha advertido de que éstas "pueden medir un estado de opinión, pero a veces nos tenemos que quieren sembrar opinión".
En este sentido, ha subrayado que es "difícil" que las encuestas alcancen un resultado "certero" cuando se señala que el 30 por ciento de personas no ha decidido aún su voto.
Por otro lado, ha reconocido que el hecho de que el PSOE pudiera llegar a ser tercera fuerza política del Estado tras los comicios generales, "cambiaría muchísimo las cosas" y ha incidido en que es algo que no lo conciben.
"El PSOE es un partido moderado, con garantía, que ocupa el centro-izquierda. La moderación es imprescindible y no la radicalidad", ha indicado, al tiempo que ha criticado la "irresponsabilidad de Podemos y, sobre todo del PP, intentando polarizar la campaña entre ellos y el caos".
En este contexto, ha incidido en que por difícil que pudiera ser una investidura, "más lo es la gobernabilidad". "Hay una radicalización de la campaña que no favorece la marcha de un país", ha añadido.
Por otro lado, ha valorado el hecho de que el líder del PSOE, Pedro Sánchez, haya sido capaz de sentarse a dialogar, "pactar y desbloquear". "El electorado español no aguantaría la posibilidad de unas terceras elecciones, pero los partidos no pueden mantener la frivolidad con la que se está trabajando", ha expresado.
De este modo, ha reconocido que todavía a día de hoy "no sabemos quienes son Podemos". "Hace dos años decían que eran comunistas, que su padre espiritual es Anguita... ahora dicen que son socialdemócratas y de alguna manera quieren usurpar el campo en el siempre ha estado el PSOE. Socialistas puede que sean pero demócratas no porque los comunistas siempre han establecido una dictadura", ha criticado.
A su juicio, el objetivo de Podemos es, "sobre todo, adelantar al PSOE y ocupar su posición". "Empezaron con retórica contra la casta, pero hoy se visten de socialdemócratas... vamos a ver qué hacen tras el 26-J, pero hoy por hoy hay una seria reticencia tras expresiones tan desagradables como la de la 'cal viva' entre las filas del socialismo como para poder acordar con Podemos", ha reconocido.
En esta línea, ha incidido en que "más de la mitad de los votantes socialistas no quieren saber nada con Podemos en este momento". Además, ha recordado que el pasado mes de marzo la formación morada tuvo la posibilidad de que se contara con un presidente socialista, pero "nos encontramos con que afincaron a Rajoy en su puesto".
Por último, ha reconocido que los socialistas tampoco quieren "saber nada de Mariano Rajoy" y ha remarcado que el PSOE sale a ganar las elecciones por ser "un partido de gobierno" que quiere hacer un cambio.