Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Chávez dice que con el referendo "llegó la hora de la victoria definitiva"

Seguidores chavistas marchan hoy junto a miles de personas por las calles de Caracas como muestra de apoyo a la enmienda constitucional para la reelección ilimitada de cargos electos que se votará en un referendo el próximo domingo. EFEtelecinco.es
El presidente venezolano, Hugo Chávez, dijo hoy que llegó "la hora de la victoria definitiva" para la "revolución" que dirige y exigió a sus afectos aprobar de forma "contundente" la enmienda constitucional para la reelección ilimitada en el referendo del domingo.
Ante una multitud de "chavistas" venidos de todo el país y reunidos en la céntrica avenida Bolívar de Caracas, el mandatario advirtió que "el domingo ustedes definirán mi destino político" y estarán "a punto de derribar una nueva barrera histórica", indispensable para consolidar, dijo, la Venezuela socialista.
De aprobarse la enmienda, Chávez quedaría habilitado para presentarse en el 2012 al cargo presidencial, que ejerce desde 1999, lo que bajo las actuales normas constitucionales es imposible porque se limita a una sola la posibilidad de repetir en un cargo electo por voto popular.
"Estamos ante una nueva y gran jornada para continuar derribando barreras (...) porque el domingo el pueblo venezolano, yo estoy segurito (de que) ustedes no me van a fallar, estoy seguro, que vamos a lograr una gran victoria, una victoria histórica", expresó Chávez en un fogoso discurso.
"Yo estoy listo para gobernar los cuatros años que me quedan (del actual período constitucional) y para gobernar los seis subsiguientes (...) para que continuemos creando la Venezuela socialista", declaró el mandatario.
Sin embargo, alertó el mandatario, se requiere de "mucha fuerza unitaria, organización, planificación y logística, para que no falle nada" el próximo domingo y se pueda "consolidar una victoria histórica, una gran victoria por nocaut" en el referendo.
Chávez, de 54 años, vivió su primera derrota electoral en diciembre de 2007, cuando el pueblo en referendo rechazó una amplia reforma constitucional que propuso y que incluía la reelección ilimitada pero solo del Presidente de la República.
El gobernante fue elegido por primera vez en diciembre de 1998; ratificado en el 2000 durante la legitimación de todos los cargos en el marco de la nueva Carta Magna de 1999; superó un referendo revocatorio en agosto de 2004, y fue reelegido por otro período de seis años en los comicios de diciembre de 2006.
De aprobarse la enmienda, "el próximo lunes lo único nuevo en Venezuela será el pueblo con más poder, el pueblo con una potestad adicional", aseveró Chávez, en rechazo a la "mentira opositora" de que se "perpetuaría la dictadura chavista" en el país.
"No se trata de perpetuar a Chávez en el poder, se trata, sencillamente, de darle más poder al pueblo, se trata de instaurar una nueva doctrina constitucional", agregó el promotor del llamado "socialismo del siglo XXI".
De ganar el "No" a la enmienda, continuó el mandatario, la oposición "oligarca" acabaría con los "avances" de la "revolución": los programas sociales y los planes de producción socialistas, que prevén inversiones multimillonarias en los próximos años, dijo.
El presidente reiteró que su Gobierno "respetará" el resultado del próximo referendo "sea cual fuere", y volvió a exigir a la oposición que también se exprese en ese sentido.
Sectores opositores piensan "desconocer" la presunta victoria oficialista en el referendo, repitió Chávez, y sostuvo que cualquier intento de generar "violencia" por parte de esos grupos será "pulverizado" por el pueblo y el Gobierno "revolucionario".
La oposición ha negado las acusaciones oficialistas, y sostiene que rechaza la enmienda porque monopolizaría el poder en manos de Chávez y se perpetuaría "la inseguridad, la ineficacia, los niños de la calle" y se acabaría con la propiedad privada.
Mientras los oficialistas se congregaban esta tarde en la avenida Bolívar, grupos de estudiantes universitarios opositores se reunieron en la Plaza Brión, en el este caraqueño, y juraron como guardianes del voto el próximo domingo.
Al acto opositor asistió Emilio Negrín, quien se identificó como presidente de la oficialista Unión Bolivariana de Estudiantes, para pronunciarse públicamente en contra de la enmienda promovida por Chávez.
Negrín aseveró que unos "5.000" afiliados al organismo que preside votarán "No" a la enmienda constitucional en el venidero referendo.
El movimiento estudiantil opositor anunció asimismo que mañana se desplegará en las plazas y semáforos de Caracas para promover el "No" a la enmienda en una "gran toma de Caracas", acto de cierre en la capital de la campaña en contra de la reelección ilimitada.