Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CiU baraja una alianza con PNV, Coalición Canaria y andalucistas pero sin BNG

CiU está barajando formar una alianza para las elecciones europeas con PNV, Coalición Canaria y Partido Andalucista, sin incluir posiblemente al BNG, que tras su derrota electoral en Galicia podría decidir un cambio de rumbo político, según han indicado a Efe fuentes de CiU.
A estos partidos se sumarían también Unió Mallorquina y Bloc Nacionalista Valencià, que desde CiU ya se dan como aliados seguros, pero persiste la duda de si se reeditará o no la coalición Galeuscat entre CiU, PNV y BNG, que se conformó en las elecciones al Parlamento Europeo en 2004.
Unió es, dentro de CiU, el polo más reacio a renovar Galeuscat en Europa, ya que en 2004 su candidato, Daniel Ortiz, concurrió en el número cuatro de la lista electoral, por detrás del convergente Ignasi Guardans, Josu Ortuondo (PNV) y Camilo Nogueira (BNG), y quedó muy lejos de conseguir escaño.
En su congreso del pasado octubre, Unió expuso abiertamente sus reticencias a repetir el mismo esquema y recordó sin tapujos las significativas diferencias ideológicas que les separan del BNG.
Fuentes de CDC y Unió han explicado que la continuidad del BNG dentro de esta coalición de nacionalistas moderados pende de un hilo ya que su derrota electoral en las recientes elecciones gallegas puede llevarle a una catarsis interna que le haga desmarcarse de CiU y le aproxime a ERC.
De hecho, mañana se reunirá el consejo nacional del BNG para iniciar un proceso de análisis de los resultados de los pasados comicios y valorar las líneas de actuación para la nueva etapa.
Más allá de si el BNG acaba dando un vuelco a su estrategia de alianzas con otros partidos nacionalistas, dentro de CiU persisten dos posturas.
Una parte de dirigentes, sobre todo de Unió, se inclinan por presentar a CiU por separado, sin más aliados que los nacionalistas valencianos y baleares, lo que permitiría al democristiano Salvador Sedó figurar en el número dos de la lista por detrás del economista Ramon Tremosa, designado por CDC como cabeza de lista, con lo que Sedó albergaría esperanzas de lograr escaño si CiU confirma sus expectativas de crecimiento electoral.
En cambio, otro grupo de dirigentes ve con buenos ojos formar coalición al menos con el PNV e incluso acoger a otros partidos nacionalistas como Coalición Canaria o Partido Andalucista, que se han interesado por incorporarse a esta hipotética alianza, han indicado las citadas fuentes.
En este caso, Tremosa continuaría ocupando la primera plaza de la candidatura, seguido del candidato del PNV y de Sedó, con lo que Unió recuperaría la tercera plaza que le correspondió en las elecciones anteriores a 2004, cuando CiU se presentaba sola.
Los partidarios de volver a presentar una candidatura de CiU en solitario, sin embargo, argumentan que según las encuestas habría más posibilidades de lograr dos escaños sin el PNV que tres escaños con los nacionalistas vascos.