Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un diputado ciego de CiU: Los asediadores del Parlament quisieron quitarme el perro guía y gritaban: os vamos a matar

El diputado invidente de CiU Josep Maria Llop ha relatado este miércoles en la Audiencia Nacional que escuchó a una multitud de indignados gritar "convergentes os vamos a matar", mientras intentaban arrebatarle el perro guía e impedir que accediera aquel 15 de junio de 2011 al Parlament de Cataluña. "Fue como una pesadilla, un mal sueño" , ha dicho.
Así se ha pronunciado por videoconferencia el testigo durante la tercera jornada del juicio que se sigue contra 19 acusados por asediar la Cámara autonómica para protestar contra los recortes e impedir que los parlamentarios votaran los Presupuestos catalanes. Unos hechos por los que el Fiscal pide cinco años y medio de cárcel y Manos Limpias nueve años de prisión para cada uno de ellos.
Llop ha recordado que aquel día se dirigía a pie acompañado por el parlamentario de CiU Jordi Turull hacia el Parlament cuando un "tumulto" comenzó a empujarles hasta acorralarles en un portal mientras les llamaba "hijos de puta" y gritaba: "os vamos a matar, os vamos a matar". "Una chica no muy alta y un poco regordeta decía 'sois convergentes y os vamos a matar'", ha agregado.
"Uno dijo, soy empresario y la culpa es vuestra por los recortes que estáis haciendo", ha señalado el diputado catalán, para añadir que empujó a un manifestante cuando intentó arrebatarle el perro guía y entonces cometió la "imprudencia" de soltar el brazo a Turull. "Sufrí empujones, escupitajos y asedio para impedir que pudiéramos ejercer nuestra misión como representantes del país catalán", ha agregado.
SE SUBIÓ CON SU PERRO GUÍA AL COCHE DE ARTUR MAS
Tras ello, lograron refugiarse y encontraron a otros parlamentarios a quienes contaron lo sucedido. En ese momento, observaron el vehículo oficial del presidente de la Generalitat, Artur Mas, y se subió al automóvil con su perro guía y el diputado Antoni Fernández. "Mi preocupación era mantener calmado al perro para que no se excitara porque estaba en una posición muy incómoda", ha precisado.
Sin embargo, el turismo fue retenido por un grupo de manifestantes que empezaron a "proferir gritos, insultos, dar coces a las puertas y puñetazos al techo, al capó o los cristales". Poco después, la comitiva consiguió llegar a la comisaría de Sant Martí y de ahí logró llegar al Parlament sobre las 10.30.
"Padecí por mis compañeros. Cuando me senté en el Parlament fue como si hubiera sido una pesadilla, un mal sueño. Quería llegar y cumplir con mi deber porque para eso los ciudadanos nos han votado", ha indicado Llop, que ha comparecido después de que la parlamentaria Ana Isabel Marcos relatara la crisis de ansiedad, la agresividad y el miedo que sufrió.
El Ministerio Público considera que los acusados "provocaron un fundado temor en la seguridad" de los parlamentarios y les atribuye delitos contra las Instituciones del Estado y atentado contra la autoridad.
Los manifestantes "increparon y acorralaron mediante amenazas e insultos" el vehículo de Artur Mas y golpearon "repetidas veces con los brazos en alto" a Alfons López Tena. También sufrieron acoso los diputados Joan Boada, Gerard Figueras, Ernest Maragall, Ana Isabel Marcos, Salvador Milà y Santi Vila, según las conclusiones provisionales de los fiscales Teresa Sandoval y José Perals
Los incidentes se produjeron en el contexto de una manifestación convocada bajo el lema 'Paremos el Parlament. No dejaremos que aprueben recortes' y después de que durante la noche desconocidos pusieran materiales de obra --como vallas, hormigón, cuerdas y maderas-- en las puertas de acceso al recinto parlamentario para evitar el acceso de los diputados.