Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CiU se impondría en Cataluña con seis puntos de ventaja sobre el PSC, según el CEO

ERC voltea su tendencia a la baja y es el único partido que crece respecto al mes de junio
CiU se impondría por primera vez en Cataluña en unas elecciones generales con 6,3 puntos de ventaja sobre el PSC, según la tercera ola del barómetro del Centre de Estudios de Opinión (CEO) que se ha presentado este martes y que analiza la intención directa de voto de los catalanes.
Según el estudio, si las elecciones se celebraran ahora, la federación cosecharía el 22,6 % de los votos, por delante de los socialistas catalanes que sumarían el 16,3% de los sufragios, mientras que el PP --que suele adolecer de un importante voto oculto en este tipo de encuestas-- se quedaría con el 10,5%.
Por su parte, ERC rompería la tendencia bajista que le ha acompañado desde las generales de 2008 y, tras el cambio de dirección de los republicanos, llegaría al 5% de intención directa de voto, siendo el único partido que sube respecto al barómetro de junio, mientras que ICV-EUiA mantiene la fidelidad de su electorado y se sitúa en el 5,8%.
El cambio al frente de la dirección de los republicanos que ha llevado a Oriol Junqueras a convertirse en el nuevo presidente de la formación parece haber insuflado aire a las expectativas de los independentistas, que sufrieron dos serios reveses tanto en las elecciones autonómicas de noviembre como en las municipales de mayo.
Los datos del estudio --realizado a principios de octubre sobre una muestra 2.500 individuos y con un margen de error del 2,47%-- ahondan en la dinámica de las últimas encuestas del organismo, que desde enero de 2011 apuntan a un posible 'sorpasso' en el que por primera vez CiU se convierta en la fuerza más votada en Cataluña --según los datos de este barómetro se impondría en las cuatro provincias--, relegando al PSC a un segundo plano.
Precisamente, la debacle de los socialistas catalanes es uno de los puntos más significativos de esta encuesta, puesto que el número de catalanes que tiene como intención directa votar al PSC viene creciendo progresivamente en los últimos barómetros, pasando del 32,1% de los catalanes que les votaron en 2008, frente a solo un 16,3% que reconoce que les apoyaría ahora.
Además, al cruzar los datos sobre el recuerdo de voto en las últimas elecciones generales y la intención directa de voto el 20 de noviembre, el CEO señala a los socialistas catalanes como el partido con una menor fidelidad de voto --solo un 46,8%--.
Sin embargo, el director del CEO, Jordi Argelaguet, ha advertido de que el PSC podría estar sufriendo un fenómeno hasta ahora reservado para el PP en Cataluña, y que contase con un "voto oculto" de gente que le votará pero no lo reconoce en las encuestas.
Según el estudio, el futuro electoral del PSC estará en gran parte en manos del 17,7% de catalanes que siguen indecisos, puesto que su posición central dentro del espectro sociológico catalán le abre fronteras con CiU, PP e ICV-EUiA por las que podrían escapársele algunos apoyos.
Así, un 8,2% de los indecisos duda entre votar socialistas o PP y un 7,2% hace lo propio pero entre PSC e ICV-EUiA, por un 4,1% que oscila entre apoyar a CiU o al PSC, un 3,2% que todavía no sabe si decantarse por ERC o por los socialistas catalanes y un 1,7% que directamente cuestionan si votan al PSC u optan por el voto en blanco.
CiU SOBREVIVE A LOS RECORTES
Pese a bajar en 0,4 puntos porcentuales su intención directa de voto en las elecciones generales hasta situarse en el 22,6%, CiU aguanta el tipo y se mantiene como la fuerza más votada en Cataluña pese a los recortes que está aplicando desde el Gobierno de CiU.
Así, el desgaste que su labor al frente e la Generalitat está causando en la federación es visible pero mínimo, y, aunque pierde adeptos entre los que lo ven como el partido hacia el que sienten más simpatía --del 29% al 24,6%--, se mantiene como la formación con representación parlamentaria a la que los catalanes ven más preparada para afrontar los principales problemas de Cataluña.
Además, el candidato de CiU a las elecciones generales, Josep Antoni Duran, aparece como el mejor valorado, con un 5,81, siendo el único de los contendientes en estos comicios que aprueba, por delante de Carme Chacón (PSC), con un 4,57, Alfred Bosch (ERC), con un 4,54 y Joan Coscubiela (ICV-EUiA), con un 4,33.