Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CiU plantea un registro para que inmigrantes y catalanes en el extranjero voten en las consultas

Los partidos registran 246 enmiendas a la proposición de ley
El grupo parlamentario de CiU ha presentado en el Parlament una enmienda a la proposición de ley de consultas no refrendarias para crear un "Registro de Participación" en el que los catalanes residentes en el extranjero y los inmigrantes no comunitarios puedan inscribirse para participar en una consulta.
El texto presentado por la federación, que ahora deberá debatirse en comisión junto a las enmiendas del resto de grupos, establece que el decreto de convocatoria de cada consulta "delimitará las persones llamadas a participar en ella", y apunta la posibilidad de exigir a los inmigrantes un tiempo mínimo de residencia en Cataluña para poder participar.
El texto original de la proposición de ley fija que pueden participar de las consultas los catalanes mayores de 16 años, así como los ciudadanos de la UE y del resto de países del espacio Schengen que superen esa edad y estén debidamente empadronados en Cataluña.
Por ahora, ningún otro partido propone en sus enmiendas un Registro de Participación como el que plantea CiU, aunque fuentes de la federación han explicado a Europa Press que confían en poder alcanzar acuerdos durante el trámite parlamentario antes de elevar la ley al pleno.
Este registro voluntario permitiría que las consultas se realizaran sobre un censo diferente al censo electoral para diferenciar este mecanismos de participación de los referéndums, un aspecto clave para sortear un posible recurso de inconstitucionalidad.
Fuentes de CiU han explicado a Europa Press que el principal objetivo de todas sus enmiendas al texto es ese, hacer una ley "impecable" constitucionalmente que impida que el Tribunal Constitucional tenga argumentos para retirarla.
En sus enmiendas ERC apuesta también por que inmigrantes y catalanes en el extranjero puedan votar, pero no plantea la creación de un registro de participación.
Por su parte, ICV-EUiA defienda que puedan participar de las consultas todas aquellas personas mayores de 16 años que estén debidamente empadronadas en algún municipio de Cataluña, pero no hace ninguna referencia a los catalanes que viven en el extranjero.
SIN ALUSIONES A LA INDEPENDENCIA Entre las 246 enmiendas al articulado presentadas por todos los grupos ninguna hace alusión a la autodeterminación de Cataluña, pese a que CiU y ERC sostienen que la ley podría servir para convocar una consulta soberanista, y PSC, PP y C's niegan rotundamente esta posibilidad.
C's y PP sí han presentado varias enmiendas para poner de relieve que las consultas no refrendarias no deben superar en ningún caso los límites de la Constitución Española y las competencias que el Estatut da a la Generalitat.
El partido de Albert Rivera recoge en sus propuestas que ninguna consulta puede preguntar por asuntos que sean "contrarios al ordenamiento político vigente", mientras que el PP remarca que el marco competencial sobre el que preguntar es el que fijan las leyes vigentes.
Pese a que CiU sostiene que sí se puede preguntar sobre la autodeterminación, tesis que avala el Conseller Assessor per a la Transició Nacional, fuentes de la federación nacionalista aseguran que han buscado blindar constitucionalmente esta ley para que no pueda ser recurrida.
Por el contrario, fuentes del PSC recuerdan que ya antes de empezar los trabajos de la comisión recalcaron que la norma "no sirve" para preguntar sobre la soberanía, y recuerdan que si Mas se ampara en ella estará vulnerando el espíritu de la ley.
Los socialistas creen que la ley de consultas es un instrumento para fomentar la participación ciudadana en varias modalidades, no sólo la de la consulta, por lo que sus enmiendas están enfocadas a regular numerosos modelos de participación.