Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ministra de Fomento aborda mañana con Cifuentes, Carmena y el presidente del BBVA el futuro de la Operación Chamartín

La ministra de Fomento en funciones, Ana Pastor; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes; la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena; y el presidente del BBVA, Francisco González, se reúnen este viernes para abordar la situación de la Operación Chamartín.
Esta reunión se produce después de que Ahora Madrid y PSOE apostaran por rechazar en la comisión de Desarrollo Urbano Sostenible la operación impulsada por Distrito Castellana Norte, a la espera de que en el Pleno de la próxima semana ratifiquen la votación por la que se denegará definitivamente el Plan Parcial de Reforma Interior del planeamiento Prolongación de la Castellana.
El Consistorio apuesta por el proyecto Madrid Puerta Norte, que supone la posibilidad de construir 4.600 viviendas, de las que mil serían protegidas. Esta decisión suscitó críticas desde el Gobierno regional por entender que era una decisión unilateral, sin haber sido informado previamente.
Así, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, consideró este miércoles que el proyecto Madrid Puerta Norte es una "carta a los Reyes Magos pagada con el dinero de otros" .
Las 4.600 viviendas planteadas en el proyecto del Consistorio se distribuirían homogéneamente por el ámbito. En concreto, al sur de la M-30 se podrían levantar mil viviendas y las 3.600 restantes al norte de la M-30, de las que mil serían protegidas, iniciativa que mantiene el índice de edificabilidad.
En el ámbito sur se ubica la estación de Chamartín, donde se proyecta una gran área de actividad y negocios, ligada funcionalmente a las Cuatro Torres. También se prevé la construcción de mil viviendas protegidas y de 408.139 metros cuadrados de oficinas.
El Ayuntamiento plantea una actuación de iniciativa y gestión pública, similar a la realizada en el Pasillo Verde Ferroviario, mediante un consorcio urbanístico entre la administración central y la municipal para garantizar la creación del nuevo Centro de Actividad y Negocios, la integración de la nueva estación en la estructura urbana, y la remodelación del nudo norte de la M- 30.
En el Centro Terciario de Negocios se proponen dos edificios singulares, de uso terciario, con una altura de 40 plantas y dos conjuntos, también terciarios, que podrán contar con edificaciones de hasta 20 plantas. El resto de las edificaciones se adaptan al entorno variando su altura en función de las edificaciones más próximas (16 plantas en la zona de la calle Bambú y 12 en la de las calles Mauricio Legendre y Agustín de Foxá).
Así quedan excluidos de la ordenación del área la superficie correspondiente a la M-30, al Nudo de Fuencarral y a las infraestructuras ferroviarias en el entorno de Fuencarral, lo que suma un total de 1.440.387 metros cuadrados, para los que se propone que mantengan su uso y calificación actual.
Una vez excluidos estos suelos, la superficie total a ordenar suma 1.744.549 metros cuadrados (1.511.467 correspondientes a ámbitos de ordenación y 233.082 en el ámbito de la nueva estación), para los que no se modifica el índice de edificabilidad con el fin de no alterar los derechos de los propietarios del suelo.
Mientras, el proyecto de Distrito Castellana Norte plantea construir en Madrid la que será la torre más alta de la Unión Europea, un edificio de setenta plantas, al que además se sumarán otros cinco rascacielos de una altura similar a los cuatro ya existentes al norte del Paseo de la Castellana de la capital.
El conjunto del proyecto supondría, según sus estimaciones, una inversión de 6.000 millones de euros y permitirá generar 120.000 nuevos puestos de trabajo y unos ingresos fiscales de 3.340 millones de euros para las arcas públicas. DCN considera que el proyecto presentado en su día cumple con los requisitos del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid (PGOUM).
Inciden además en el carácter integrador del ámbito, con el 80 por ciento (más de 1.300.000 metros cuadrado) destinado a espacios públicos y zonas verdes, mientras que el 20 por ciento se empleará en el desarrollo de viviendas, comercios y oficinas.
El proyecto implicaba una superficie de 3.114.336 metros cuadrados para ordenar el ámbito, lo que supone 1,3 millones menos que el articulado por el Ayuntamiento.
Esta diferencia llevó al secretario de Estado de Infraestructuras, Transportes y Vivienda, Julio Gómez-Pomar, a afirmar recientemente que en Fomento ven "con gran preocupación" la propuesta Madrid Puerta Norte del Ayuntamiento de Madrid y dudan de la "viabilidad" del proyecto al reducir "drásticamente la edificabilidad".