Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cifuentes lamenta el arresto de un bombero de Madrid pero defiende que si "agrede" a un policía es "motivo de detención"

La delegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha lamentado este jueves el arresto del bombero del Ayuntamiento de Madrid en el marco de los disturbios que se registraron anoche tras la manifestación en apoyo al barrio burgalés de Gamonal, pero ha defendido que cuando se "agrede" a un policía es "motivo de detención".
En una entrevista en Telecinco, recogida por Europa Press, Cifuentes ha explicado que, según la policía, los bomberos "no querían retirar una manguera para que pudieran pasar". "Empezaron a subir el tono y al final, en un momento dado, le pidió la identificación al bombero y éste le dio un golpe con el casco", ha explicado.
En concreto, ha detallado que le dio "un cabezazo a uno de los policías" que le provocó una lesión por la que tuvo que ser atendido por el SAMUR. "Eso fue lo que provocó la detención del bombero", ha asegurado la delegada de Gobierno en Madrid.
"A mí, yo que quiere que le diga, lamento que se tenga que detener a un bombero (...) pero el hecho de que uno sea bombero o electricista o político no le exime a uno de que si ataca a un policía y le da un cabezazo con el casco de bombero, que no es un cabezazo cualquiera, y le produce una lesión, pues esto es un motivo de detención", ha subrayado.
Pero en todo caso, ha añadido, esto es un "incidente aislado". En su opinión, el cuerpo de bomberos del Ayuntamiento de Madrid es "estupendo" y ha asegurado que "colabora muchísimo en todas estas tareas que tienen que ver con el orden público".
En el mismo sentido, se ha referido a la manifestación de ayer y ha asegurado que "no le sorprende" que acabara con disturbios porque "existen determinados grupos que son los que protagonizan los incidentes violentos" pero, no obstante, ha puntualizado que son "puntuales" y "ocasionales". "Se desarrolló con normalidad y los incidentes que hubo no estuvieron provocados por el grueso de los participantes", ha insistido.
Así, la delegada ha apuntado que tenía a su disposición "informes policiales que decían que la intencionalidad de determinados grupos", como Izquierda Castellana, "no era apoyar a los vecinos de Burgos" aunque se convocara para ello.
Frente a esta situación, ha señalado que en la región el derecho de manifestación "se respeta amplísimamente", pero también ha dicho que "en el momento en que una manifestación deja de ser pacífica se convierte en ilegal", y esto "lo dice la ley".
LA SITUACIÓN EN BURGOS
En cuanto a Burgos, la delegada ha comentado ha tenido acceso a informes policiales que dicen que "hay determinados grupos en Castilla y León, en concreto uno que no es muy numeroso, --en referencia a Izquierda Castellana--, y que opera en Valladolid la zona de Burgos, pero también en Madrid".
Así, ha apuntado que este grupo "no está detrás de Gamonal", pero las manifestaciones a las que van "terminan en conflicto". "Aprovechan Gamonal, llámese Gamonal o de cualquiera otra manera", ha recalcado.
En defensa del Ayuntamiento burgalés, la delegada ha subrayado que las obras en el barrio de Gamonal eran algo que "iba en el programa electoral", tanto el de los populares como de los socialistas, y que además, "se había negociado con el Consejo Vecinal".
Con respecto a la supuesta búsqueda de algunos líderes políticos del "estallido social" en situaciones como la de Gamonal, ha comentado que "le preocupa" y que es algo que "ha vivido en Madrid", pero ha indicado que en general la gente está "cansada, pasándolo mal, en el paro, y sale a protestar" pero "no participa" de ese estallido social.
Para concluir ha recalcado que "le parece bien que protesten", pero considera que "no pueden tener unas exigencias" y plantear que si no se aceptan, el conflicto no va a tener solución, puesto que al final quien está detrás es el Ayuntamiento, con una "legitimidad" para gobernar que le han dado las urnas.
Las reivindicaciones "son muy legítimas", ha dicho, pero "el fin no justifica los medios, y en el momento que se utiliza la violencia se pierde la razón", ha concluido.