Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cifuentes afirma que "no es un verso suelto" en el PP y que no quiere suceder a Aguirre "ni a nadie"

La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha afirmado que "no es un verso suelto en el PP, ni nunca lo ha sido" y ha reiterado que no pretende suceder a Esperanza Aguirre como presidenta de la Comunidad de Madrid "ni a nadie".
En una entrevista concedida a Europa Press, Cifuentes ha indicado que no existe ninguna carrera sucesoria para reemplazar a la presidenta regional si decide no presentarse a una nueva reelección. "Lo digo verdaderamente. Quienes hablan de carreras sucesorias son precisamente quienes quieren suceder a Esperanza Aguirre. No quiero suceder a Esperanza Aguirre ni a nadie. Nadie somos perpetuos, pero yo no tengo afortunadamente esas aspiraciones", ha agregado.
"Creo que Aguirre es una política de larguísima trayectoria, que tiene muchísimos años por delante. Estoy trabajando con ella desde el PP de Madrid. No sólo le deseo una larga carrera, porque la va a tener ya que es una persona que tiene todavía mucho que hacer y decir y política", ha proseguido.
La delegada del Gobierno en Madrid ha explicado que su objetivo se centra en cumplir la legislatura en el cargo "y hacerlo lo mejor posible". "Esa es mi única aspiración política", ha añadido a continuación.
"La política nunca me la he planteado como una carrera de nada. Yo tengo mi trabajo fuera de la política, aunque ahora lo tengo parado. Soy funcionaria y trabajo en la Universidad Complutense de Madrid, aunque ahora lógicamente no lo estoy", ha agregado.
Cifuentes entiende la política "como una vocación de servicio público, no como una carrera". "A mí ahora me han dado la oportunidad de ser delegada del Gobierno, que es un puesto precioso, que me gusta muchísimo y en el que se pueden hacer muchas cosas para mejorar la vida de los madrileños. Y, de verdad, es que no tengo mayor ambición política nada más de eso", ha insistido.
"ES VERDAD QUE EN ALGUNOS TEMAS TENGO UNA OPINIÓN DIFERENTE"
Por otro lado, Cifuentes ha insistido en que que "nunca ha sido un verso suelto" dentro del Partido Popular, una formación en la que ha recordado que lleva militando desde 1979 "sin ningún problema", aunque ha manifestado que sí tiene una opinión propia respecto a algunas cuestiones.
"Es verdad que en algunos temas tengo ideas diferentes a la línea mayoritaria, pero entiendo que dentro del PP somos muchísimas personas y no todos tenemos que pensar lo mismo sobre todo", ha señalado, en referencia a sus ideas partidarias del matrimonio homosexual o las favorables a retirar la palabra 'cristiano' en la definición del Partido Popular.
La delegada del Gobierno considera que "no es nada malo que puedan existir discrepancias" y que las que ella plantea "son compartidas por muchas personas que militan y votan al PP". Eso sí, ha afirmado que cuando ha querido plantear alguna cuestión lo ha expresado "donde hay que hacerlo, que es en los congresos de los partidos, para que haya un debate y que, en definitiva". "Luego se acepta la opinión de la mayoría sin problema", ha concluido.
"MANZANAS PODRIDAS HAY EN TODOS LOS PARTIDOS"
Cristina Cifuentes también es presidenta del Comité de Derechos y Garantías del PP de Madrid y, como tal, ha respondido sobre las medidas a tomar sobre los políticos sospechosos de corrupción. En un primer lugar, ha criticado que en España "ha ido deteriorándose con el tiempo que es lo que significa una imputación".
"Cuando hay una imputación parece que es muy culpable. Hay casos en mi partido, alguno muy sonado, de personas que han sido imputados de una manera muy injusta. Recuerdo el caso del actual ministro de Industria, José Manuel Soria, que fui imputado en una especie de juicio mediático y se demostró que aquello había sido una venganza política, y quedó absolutamente libre de toda sospecha. Pero el calvario personal y judicial que tuvo que pasar Soria ahí está. Lo que no puede ser es que la presunción de inocencia no se respete", ha esgrimido.
La delegada del Gobierno ha explicado que en el Comité de Derechos y Garantías hay diferentes medidas que se van tomando en función de la situación. "Cuando existen sospechas en el comportamiento de un político, lógicamente hay que actuar. Tiene que actuar la Justicia y actuar con rapidez. Y también actúa el partido pero se va valorando porque muchas veces en política también se da la venganza entre unos y otros y no basta porque alguien diga que fulano y mengana ha hecho tal cosa. Las cosas hay que demostrarla", ha aseverado.
Cifuentes ha defendido el sistema que tiene el PP para reprender a los afiliados o cargos que han cometido algún tipo de ilícito. "Cuando hay sospechas se abre unas diligencias previas, o un expediente informativo o directamente un expediente disciplinario para valorar e investigar si ha ocurrido o no. Es un sistema con ciertas garantías para poder ver si efectivamente el político o la persona afiliada ha cometido este tipo de actuaciones", ha declarado.
La presidenta del Comité de Derechos y Garantías del PP de Madrid cree "firmemente" en la honradez de la clase política, "a pesar de todo lo que se está viendo". "Creo que la mayoría de los políticos de todos los partidos son gente que trabaja con vocación de servicio público pero manzanas prodridas siempre hay en todos los partidos, por desgracia eso es así", ha reconocido.
Por ello, en esos casos, espera que los tribunales actúen "contra aquellos políticos corruptos". "Además perjudican a toda los políticos porque nos dan una mala imagen y nos convierten en el principal problema para los españoles; lo que es triste y me da mucha rabia", ha finalizado.