Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cifuentes hace balance de un año "ganado a la incertidumbre", al "insulto" y al "radicalismo" de otras instituciones

Asegura que en la Comunidad "no hay ningún pacto contranatura", algo que, en su opinión, no puede decir el PSOE
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha hecho balance del año de gobierno desde la celebración de las elecciones autonómicas el 24 de mayo de 2015, un año "ganado a la incertidumbre", al "insulto" y al "radicalismo" que, a su juicio, "desde otras administraciones está espantando a los inversores".
"Es evidente que en un momento de incertidumbre política nacional, cuando llevamos cinco meses con un Gobierno en funciones, en la Comunidad de Madrid, éste ha sido un año ganado", ha asegurado Cifuentes en un Desayuno Informativo de Europa Press.
A juicio de la jefa del Ejecutivo autonómico, es un "año ganado a la incertidumbre política, un año ganado al paro" y "un año ganado al radicalismo, que desde otras administraciones está espantando a los inversores".
"Un año ganado a la erosión de la convivencia y al insulto que suponen iniciativas como vitorear a terroristas desde algunas instituciones. Este ha sido un año ganado para la estabilidad, el empleo, el rigor y la transparencia, para la convivencia. Un año ganado, en definitiva, para los madrileños", ha aseverado la presidenta, que ha indicado que "la Comunidad de Madrid funciona".
Por el contrario, ha considerado que "resulta imposible decir lo mismo de lo que ha ocurrido en la ciudad de Madrid, con el Ayuntamiento gobernado por Ahora Podemos, con el apoyo y la connivencia del Partido Socialista".
"Madrid, tanto la Comunidad como la ciudad, han sido durante este año un auténtico laboratorio que ha puesto a prueba las políticas ineficientes en la capital, y las políticas moderadas, centristas, del Gobierno del Partido Popular de Madrid que tengo el honor de presidir", ha sostenido.
En este punto, ha considerado que "Podemos, en este periodo, ha puesto por encima de la lógica una ideología radical desde el punto de vista político y su ideología por encima de los intereses de los ciudadanos" y el resultado está "a la vista" como la paralización de grandes operaciones que estaban en marcha. Por ello, ha pedido al Consistorio que reflexione.
EN MADRID NO HAY "PACTOS CONTRANATURA"
En su intervención, la presidenta ha defendido el pacto de investidura con Ciudadanos, que no es "contranatura" y que se basa en el "alto grado de coincidencia entre los objetivos y los puntos de vista" entre las dos formaciones.
A su juicio, esto "es algo que no puede decir el PSOE cada vez que Podemos, su socio en la ciudad de Madrid le pone en evidencia con decisiones cada vez más perjudiciales para el desarrollo y el empleo de los madrileños".
La dirigente popular también ha abogado por hablar del gobierno de la Nación, que espera que sea del PP, "no solo por el interés de la Comunidad de Madrid, sino de toda España".
Y es que, ha señalado que frente al proyecto del PP sólo ve "un paisaje político dominado por una izquierda de geometría variable: que unos días dice que es socialdemócrata, y otros de izquierda radical".
En este punto, ha considerado que en el PP tienen "un discurso muy claro, que pone a los españoles por delante de cualquier otro interés, y que en regiones como Madrid ha demostrado que es posible vencer las dificultades y avanzar". "Creo que es hora ya de superar las imposturas y los dobles discursos", ha sostenido.
(HABRÁ AMPLIACIÓN)