Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ciscar achaca el pago de 16 millones por F1 no emitida por RTVV a un fallo pero "no se ha dicho la última palabra"

Augura "desembolsos económicos futuros" a favor de RTVV por una deuda de más de 20 millones por derechos de retransmisión de fútbol
El vicepresidente y portavoz de la Generalitat valenciana, José Ciscar, ha explicado el pago, por parte de Radio Televisión Valenciana (RTVV), de 16 millones de euros por una temporada de Fórmula 1 que no emitió Canal 9 a la existencia de una sentencia que obligaba a ello pero ha advertido de que la resolución está recurrida, por lo que, en este tema, "no se ha dicho la última palabra".
Ciscar se ha pronunciado en estos términos durante la rueda de prensa posterior al pleno del Consell a preguntas de los medios sobre la denuncia hecha pública por el Comité de Empresa de RTVV sobre que el pago de 16 millones de euros más a Imagina Media, la empresa que ahora engloba la antigua Mediapro, tras perder el juicio por dejar de emitir las carreras del Mundial de Fórmula 1 de 2012 y 2013. De esta forma, según este organismo, Canal 9 habría pagado en total cerca de 40 millones por la retransmisión de la carreras automovilísticas, "más que los costes laborales para todo 2014 que había planteado el Comité de Empresa".
Al respecto, el representante del Consell ha subrayado que el abono de estos 16 millones --que ha habido que adelantar para cumplir la resolución judicial, ha reconocido-- "no tiene nada que ver con el cierre" de la radio y la televisión públicas valencianas. "Aunque no se hubiera producido el cierre, la sentencia estará ahí, porque es de mayo de 2013", ha detallado.
Asimismo, Ciscar ha puntualizado algunas afirmaciones que, según ha considerado, "no son ciertas". En concreto, ha aludido a la posibilidad de que existiera un acuerdo de la exdirectora general de RTVV, Rosa Vidal, para aplazar el pago de esos 16 millones.
"Esto no es cierto y prueba de ello es que el 30 de octubre de 2013 la empresa solicitó ante el juzgado de Paterna una demanda de ejecución provisional de la sentencia, por lo que, si hubiera habido un acuerdo anterior no hubiera solicitado la ejecución provisional o a esta se le hubiera opuesto el documento de aplazamiento", ha argumentado.
"Es totalmente incierto -ha insistido-- porque el 30 de octubre no se había acordado el cierre de RTVV, ni había dimitido Rosa Vidal, ni, por supuesto, se había nombrado el nuevo consejo de liquidación, que se ha encontrado con una demanda de ejecución que un juzgado de Paterna ha estimado".
Sobre el origen del litigio judicial, Ciscar ha recordado que arrancó en un momento en el que RTVV entendió que, "al haber cedido La Sexta a Antena 3 los derechos de la Fórmula 1 y sin haber pedido ningún tipo de autorización ni haberlo notificado, RTVV ya no estaba vinculada con la sociedad Imagina porque el acuerdo en su día se había suscrito con la La Sexta, no con A3".
Por ese motivo, ha apuntado que la sentencia desfavorable está "recurrida ante el Tribunal Supremo, por lo que no se ha dicho la última palabra". Además, ha agregado que, "por estos mismo hechos, existe una demanda presentada por RTVV en un tribunal de Londres, ya que el convenio que se firmó remitía a los juzgados y tribunales de Reino Unido la resolución de estos conflictos".
"Pero es que hay más", ha revelado Ciscar, que ha afirmado que "la empresa Imagina tiene vinculación con Mediapro y existe una deuda de Mediapro con RTVV por derechos de retransmisión de fútbol y algún otro concepto por más de 20 millones de euros".
Por esos hechos, según el vicepresidente valenciano, "RTVV presentó una demanda y tiene una sentencia favorable, lo que ocurre es que en aquella sentencia se reconocía el derecho de RTVV a cobrar de Mediapro pero no se cuantificaba la cuantía exacta y quedaba en un trámite posterior, lo que se tiene que ver en el proceso de concurso de acreedores de Mediapro, que está retrasándolo", ha aseverado.
"AL FINAL, RTVV RECIBIRÁ UNA CUANTÍA IMPORTANTE"
El portavoz del Consell se ha mostrado por esta razón seguro de que, "al final, RTVV, percibirá una cuantía importante y significativa". "Estamos convencidos de que al final la sociedad no va a ser económicamente perjudicada en este proceso", puesto que "habrá desembolsos económicos en el futuro en el sentido contrario".
Interrogado por si cabría tomar alguna medida contra los firmantes en su día de aquel acuerdo, Ciscar ha considerado que "en aquel momento nadie discutía que fuera irregular, es un contrato habitual entre medios de comunicación para compartir derechos de emisión de un evento, como hacen muchas televisiones por todo el mundo". Ha añadido que estuvo "fiscalizado, como todos los contratos de RTVV, y no hubo ningún reparo".
COMUNICADO DEL CONSEJO DE LIQUIDACIÓN
Por su parte, El Consejo de Liquidación de Radio Televisión Valenciana SAU ha hecho público un comunicado en el que subraya que "la consignación de 16.425.827,48 euros se debe única y exclusivamente al cumplimiento del auto de ejecución provisional dictado por el Juzgado de Primera Instancia número 4 de Paterna con fecha 20 de enero de 2014".
Agrega que "la demanda de ejecución provisional fue presentada en el Juzgado con fecha 30 de octubre de 2013, siendo el Consejo de Liquidación nombrado el 28 de noviembre de 2013, por lo que resulta absolutamente falso que la solicitud de ejecución responda a la falta de voluntad negociadora del Consejo".
El organismo sostiene que "concertada una reunión de ambas partes a instancia del Consejo de Liquidación (ya nombrado) se recibe, días antes, un burofax del señor Jaume Roures con un requerimiento de pago a RTVV (en liquidación) por unas cantidades infundadas y sin justificar, lo que demuestra la falta real de voluntad negociadora del mismo".
Por último, el Consejo de Liquidación asegura que, según las consultas realizadas, no le consta que se llegara a un acuerdo con la anterior dirección sobre este asunto.