Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Citados a declarar como testigos en el 'Bahía Competitiva' cuatro cargos de la Junta de Andalucía

La actual delegada territorial de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, Angelines Ortiz, el exdelegado provincial de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía en Cádiz Juan Antonio Blanco, y tanto el director de Infraestructuras y Espacios Productivos de la agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA), Antonio Sánchez, como al secretario general de IDEA, Francisco José Morillo, han sido citados como testigos por el Juzgado de Instrucción número 4 de Cádiz en el marco de la instrucción del 'caso Bahía Competitiva'.
Fuentes del caso han confirmado a Europa Press que Ortiz, Blanco, Sánchez y Morillo han sido citados como testigos el 27 de febrero a partir de las 11,00 horas por la juez Lourdes del Río, titular del Juzgado número 4 de Cádiz, y que instruye el 'caso Bahía Competitiva', que investiga el presunto fraude millonario cometido con las ayudas a la reindustrialización de la Bahía de Cádiz a través del plan que ha dado nombre al procedimiento.
Además, la juez ha citado como imputados a otras dos personas el 30 de enero a partir de las 11,00 horas. Se trata del que fuera técnico de la Diputación de Cádiz y miembro de la comisión de evaluación de las ayudas, Teodoro Clavijo, y del exgerente del Instituto de Empleo y Desarrollo Socioeconómico y Tecnológico (IEDT) de la Diputación de Cádiz, Teodoro Garrido.
Cabe recordar que un total de 31 personas han sido detenidas en distinta fases de la investigación por el presunto fraude del Bahía Competitiva.
Se trata de una supuesta trama en la que, según resumía la Policía al darla por desarticulada, medio centenar de empresas solicitaban ayudas, responsables y funcionarios de la Diputación gaditana y del Ministerio de Industria presuntamente facilitaban la concesión, y expertos desviaban los fondos a paraísos fiscales para defraudar a la Hacienda Pública.