Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Ciudad Sagrada de Caral-Supe (Perú), declarada Patrimonio de la Humanidad

Panorámica de una de las pirámides de Caral. EFE/Archivotelecinco.es
La Ciudad Sagrada de Caral-Supe (Perú), el centro de civilización más antiguo de toda América, ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad como bien cultural de "valor universal excepcional", acordó hoy el Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO, que celebra su 33 reunión en Sevilla.
Fuentes de la UNESCO indicaron a EFE que es el undécimo sitio de Perú en ser inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial.
La Ciudad Sagrada de Caral-Supe, un sitio arqueológico que abarca 626 hectáreas y de unos 5.000 años de antigüedad, está emplazada en una meseta desierta y árida que domina el valle verdeante del río Supe.
Sus orígenes se remontan al periodo arcaico tardío de los Andes Centrales, hace unos 5.000 años, con lo que es la ciudad más antigua de este tipo y el centro de civilización más vetusto de toda América.
De este conjunto arqueológico de Perú, que destaca por estar excepcionalmente bien preservado, sobresale la impresionante concepción y complejidad de sus elementos arquitectónicos y espaciales, sobre todo las plataformas monumentales de piedra y tierra y los patios circulares bajos, destacó la UNESCO.
Caral-Supe es uno de los dieciocho asentamientos urbanos de la región y su arquitectura, compleja y monumental a la vez, incluye seis grandes estructuras piramidales, y su notable estado de conservación obedece tanto a su temprano abandono como a su tardío descubrimiento.
El hallazgo de un quipu (ramal de cuerda con varios nudos y colores, anudado a otros ramales similares y usado para registrar y transmitir relatos, noticias y cuentas) da testimonio del grado de desarrollo y complejidad alcanzado por la civilización de Caral.
El plano de la ciudad y algunos de sus componentes, en especial las estructuras piramidales y el conjunto residencial de la clase dominante, atestiguan claramente la existencia de funciones ceremoniales reveladoras de una fuerte ideología religiosa.
Antes de conocerse su designación, la directora de la Unidad de Latinoamérica y del Caribe del Centro del Patrimonio Mundial de la UNESCO, la española Nuria Sanz, resaltó a EFE que la Ciudad Sagrada de Caral-Supe es "un sitio excepcional y uno de los más monumentales y de más antigüedad en la historia del poblamiento americano".
Perú ya contaba con otros diez sitios inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO: seis culturales, dos naturales y dos mixtos (culturales y naturales).
Los primeros incluidos fueron la Ciudad del Cusco (en 1983), el Santuario histórico de Machu Picchu (1983), el Parque Nacional de Huascarán (1985), el Sitio arqueológico de Chavín (1985) y la Zona arqueológica de Chan Chan (1986), que se mantiene en la Lista en Peligro y cuyo estado de conservación se ha evaluado en Sevilla.
En este catálogo de la UNESCO también figuran el Parque Nacional de Manú (1987), el Centro histórico de Lima (1988 y ampliado en 1991), el Parque Nacional del Río Abiseo (1990 y ampliado en 1992), las Líneas y geoglifos de Nazca y Pampas de Jumana (1994), el Centro histórico de Arequipa (2000) y, desde hoy, también Caral-Supe.