Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Colau dice que JxSí hace un "flaco favor" a Cataluña si el 1-O es unilateral por las prisas

Ve el 1-O "una cita más" dentro de una trayectoria de defensa del derecho a decidir
La alcaldesa de Barcelona e impulsora de CatComú, Ada Colau, ha advertido este martes sobre el referéndum que el Govern prevé celebrar el 1 de octubre: "Si por las prisas el Gobierno de JxSí hace una convocatoria que es unilateral respecto a más de la mitad del país, nos hace un flaco favor como país".
"Tenemos que trabajar por un referéndum que interpele a la mayoría, que no se deje a la mayoría por el camino, porque va en contra de los intereses de Cataluña", ha sostenido Colau en una entrevista de TV3 recogida por Europa Press, tras insistir en que el Ayuntamiento facilitará la participación sin poner en riesgo a la institución y a funcionarios.
Colau ha pedido que el 1-O no sea fruto de la impaciencia --que ha dicho comprender ante un exasperante bloqueo del PP-- ni de la precipitación de JxSí, y ha opinado que, si no se puede celebrar un referéndum con garantías, no es por culpa del Govern, sino de un Gobierno central del PP en el que ve prácticas "antidemocráticas".
Ha defendido trabajar por un referéndum "bien hecho, pero no por formalismos, sino para que interpele a la mayoría" con un acuerdo transversal que respete la pluralidad, para lo que se requieren garantías, un debate neutral desde las instituciones y dar voz a todas las opiniones.
"Es una ficción pensar que dependen de mí o de los 'comuns' el hecho de que un referéndum interpele a la mayoría", ha aseverado Colau, quien ha reiterado que el Govern todavía no lo ha convocado formalmente y que el consistorio no ha recibido ningún requerimiento.
REFERÉNDUM POSIBLE
"Tal vez el referéndum no será posible el 1 de octubre, pero lo será. Estoy convencida de que podremos si seguimos luchando desde el consenso", ha defendido Colau, que considera falso asegurar que no hay nada que hacer ante un Gobierno del PP autoritario y que judicializa, y ha pedido batallar al margen del proceso soberanista por otros objetivos, como el Corredor Mediterráneo.
Ha augurado que el 1-O "será una cita más, vaya como vaya, en la larga trayectoria" de un proceso a favor de un referéndum para resolver democráticamente el encaje entre Cataluña y el resto de España, y ha recordado que las escuelas de la capital catalana dependen en su mayoría del Consorcio de Educación de Barcelona, del que la Generalitat controla un 60%.
Preguntada por si votará en el 1-O, ha remarcado que su predisposición a participar en movilizaciones por el derecho a decidir es conocida --participó en el 9N con un 'sí-sí'--, y ha dicho que su grado de implicación dependerá de cómo se convoque y sus detalles: "Si te ponen contra la pared para saber si eres unionista o independentista, del 'sí' o del 'no', estamos faltando a la realidad, a la pluralidad".
METRO Y VIVIENDA
Sobre la propuesta de convenio de Metro que se someterá a votación de la plantilla el jueves, Colau ha insistido en que Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) ha alcanzando sus límites presupuestarios y legales --en parte por la "maldita ley Montoro"--, y ha dicho que los trabajadores no se aprovechan de su Gobierno, sino que esperan más por su trayectoria vinculada con movimientos sociales.
Sobre el 25 aniversario de los Juegos Olímpicos, ha elogiado la figura del entonces alcalde, Pasqual Maragall, y la gestión de la cita, que fue un "punto de inflexión" para la ciudad, aunque varios asuntos quedaron pendientes o desaprovecharon la oportunidad, como la construcción de vivienda pública, según ella.
Ha asegurado que su Gobierno municipal trabaja para garantizar la vivienda, también trabajando en un censo de pisos vacíos, mediante el que han detectado 200 de bancos que no han sido inscritos en el registro obligatorio de la Generalitat, lo que es motivo de sanción, según Colau, quien ha pedido cambiar la legislación estatal para proteger la vivienda.