Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Colau vuelve a pedir "proporcionalidad" para bajar la tensión en Gracia

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha mostrado su apoyo explícito a los cuerpos policiales pero ha pedido de nuevo "proporcionalidad" en sus intervenciones en los disturbios tras el desalojo del 'Banc Expropiat' del barrio de Gracia, y ha aseverado que se debe bajar la tensión y no aumentarla.
Lo ha dicho este viernes en una intervención en el pleno municipal, donde ha asegurado que Barcelona es una ciudad de paz y diálogo, algo que la ciudad lleva con "orgullo", según ella, ha defendido la convivencia en el barrio de Gràcia y ha afirmado que todas las administraciones deben trabajar junto al tejido social para encontrar una solución a la situación.
"Queremos lo mejor para el barrio de Gracia, recuperar la normalidad y el Ayuntamiento hará todo lo que esté a su alcance con la ayuda constructiva de todos los grupos municipales para recuperar la normalidad", ha explicado.
El primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, ha insistido que lo verdaderamente importante es encontrar soluciones dialogadas al conflicto con el objetivo de rebajar la tensión: "Debemos actuar con mesura y responsabilidad y encontrar vías de mediación".
El líder del PSC y segundo teniente de alcalde de Barcelona, Jaume Collboni, ha afirmado que muchos vecinos de Gracia están a favor de las actividades que se realizaban en el 'Banc Expropiat', pero que no están a favor de la violencia, y ha asegurado que se debe defender la actuación de una policía democrática que trabaja a favor de la "cohesión social".
CONVIVENCIA EN RIESGO
El líder de CiU en Barcelona y exalcalde, Xavier Trias, ha señalado que Colau pone "en duda" las acciones de las fuerzas de seguridad cuando les pide proporcionalidad, y también ha destacado que los vecinos colaboraban con el colectivo que gestionaba el local desalojado.
La líder de C's en el consistorio, Carina Mejías, ha expresado su "firme rechazo" a cualquier manifestación de violencia, y ha asegurado que los disturbios e incidentes ponen en riesgo la convivencia y a los vecinos en el barrio de Gracia.
El presidente del grupo municipal del PP, Alberto Fernández, ha dicho que la alcaldesa no puede mostrarse "equidistante" entre los cuerpos de seguridad y los antisistema, según él, y ha asegurado que Colau se ha comportado como una miembro del movimiento 'okupa'.
El líder de ERC en Barcelona, Alfred Bosch, ha pedido disculpas a los vecinos por su parte de responsabilidad en los incidentes tras el desalojo, y ha criticado a Colau por buscar culpables fuera de su Gobierno municipal: "Tenemos la impresión de que la culpa siempre la tienen los otros: los cuerpos de seguridad, Trias o los activistas", ha dicho.
La concejal de la CUP Maria Rovira ha dicho que su partido ha apoyado los espacios "liberados" de la ciudad y ha asegurado que han participada activamente de las manifestaciones para combatir la gentrificación del barrio y la transformación de Barcelona en una ciudad escaparate, según ella.