Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La juez de guardia de Colmenar Viejo tampoco accede a dejar en libertad al empresario Marjaliza

La juez del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 6 de Colmenar Viejo Raquel Sánchez Escobar ha rechazado en la madrugada de este viernes poner en libertad a uno de los presuntos cabecillas de la trama desarticulada con la operación Púnica, el empresario David Marjaliza, han informado a Europa Press fuentes jurídicas.
Al igual que sucediera con su compañera del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Majadahonda, María Isabel Serrano, que se ha opuesto a acceder a la petición del exsecretario general del PP madrileño Francisco Granados de quedar libre, la magistrada ha considerado que no se ha incumplido el plazo legal de detención como alegaba el constructor.
Las mujeres de Granados y del constructor David Marjaliza presentaron la noche de este jueves dos habeas corpus en los Juzgados de Majadahonda y Colmenar Viejo para solicitar "su inmediata puesta en libertad" al considerar ilegal la prórroga de sus detenciones decretada por el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco, han informado a Europa Press fuentes jurídicas.
Las magistradas han recibido notificación del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional en la que se les da traslado del auto en el que el juez Velasco notificaba este miércoles a Granados su paso a detención judicial. El escrito explicaba que el arresto debía cumplirse en dependencias de la Guardia Civil debido a que la sede de la Audiencia Nacional en la calle Prim de Madrid no dispone de calabozos habilitados al efecto.
Tras las decisiones de las dos juezas madrileñas, Velasco tomará declaración este viernes a los dos supuestos cabecillas de la trama de corrupción desarticulada a través de la operación Púnica. El magistrado acordó el miércoles su detención judicial que ampliaría el plazo para interrogarles 72 horas más. El plazo de detención policial finalizó a las nueve de la mañana del jueves, han informado las mismas fuentes.
COLMENAR VIEJO
La esposa de Granados, María Nieves Alarcón, registró la petición en el Juzgado de Majadahonda, el más cercano a las dependencias de la Guardia Civil donde se encuentra detenido su marido.
Por su parte la mujer de Marjaliza, Adela Cubas, no ha podido hacerlo de forma directa en Colmenar Viejo, que sólo cuenta con presencia de juez hasta las ocho de la tarde. El abogado ha presentado el habeas corpus ante la guardia civil que ha contactado con la magistrada de guardia que se encontraba en su domicilio y que ha tenido que trasladarse hasta las dependencias judiciales.
El empresario permanecía arrestado en las instalaciones que las que dispone el instituto armado en Tres Cantos. En el escrito, la esposa del constructor indicaba que el Juzgado de Velasco "debió regularizar su situación dentro del plazo máximo de 72 horas, elevando la detención a prisión, o dejándola sin efecto".
"El Juzgado ha dictado una orden de detención judicial, deteniendo al ya detenido", agrega el habeas, al que ha tenido acceso Europa Press, que añade que esta "redetención es contraria a Derecho".