Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Colom descarta un golpe de Estado y señala a quienes quieren desestabilizar el país

El presidente de Guatemala, Álvaro Colom, habla durante una entrevista concedida a Efe, donde descartó la posibilidad de un golpe de Estado en su contra. EFEtelecinco.es
El presidente de Guatemala, Álvaro Colom, descartó hoy la posibilidad de un golpe de Estado en su contra, y señaló al magnate guatemalteco Dionisio Gutiérrez, a varios ex militares y a "politiqueros" de pretender atentar contra la institucionalidad del país.
En entrevista con Efe, Colom aseguró que el Ejército le "es fiel" y que no se atenderá ningún llamado de "quienes toquen a sus puertas", y declaró que Gutiérrez le declaró "la guerra" a su Gobierno el domingo, en un programa de opiniones que dirige en la televisión local.
En opinión del mandatario, Gutiérrez, un magnate con intereses empresariales en más de doce países y conductor del programa Libre Encuentro, que se difunde en la televisión local, "dijo el domingo que el Gobierno no hacía nada" en lo que consideró "una declaratoria de guerra a un Gobierno que ha superado crisis permanentemente".
El Gobierno de Colom advirtió hoy en una nota difundida en los medios guatemaltecos sobre la existencia de planes de "grupos interesados" en atentar "contra la institucionalidad del Estado, la seguridad de la población y la gobernabilidad del país".
"Por alguna razón que desconocemos", dijo, el origen de esos planes se encuentra en "el tema electoral" que los supuestos desestabilizadores "están anticipando" para evitar que su partido, la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), "continúe con los programas sociales" que impulsa su Gobierno en caso de obtener la reelección.
Los objetivos de los supuestos planes de desestabilización serían, dijo, "que termine haciendo un mal Gobierno", y "oponerse a muerte" a que una candidatura de su partido "pueda amenazar" la continuidad de su Gobierno.
Aseguró que tiene "muy buenas" relaciones con el alto mando del Ejército, que "es producto de varios cambios en su cúpula", y que "está preocupado en cultivar relaciones de confianza" con su Gobierno.
El alto mando castrense "sabe que las mentiras que publican son mentiras, y hasta se ríen de ellas, y me dicen que no les ponga atención", subrayó.
Hasta el momento, indicó, "nadie ha tocado las puertas del Ejército" para fraguar un golpe de Estado, pero si esto ocurriera, "no creo que tengan eco", anotó.