Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Comín y Rull protagonizan la anécdota de la toma de posesión olvidando saludar a Mas y Forcadell

Ambiente distendido entre felicitaciones y abrazos en la Generalitat
Los consellers de Territorio y de Salud, Josep Rull y Toni Comín, han protagonizado la anécdota de la toma de posesión del Govern al olvidar el saludo a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, y al expresidente del Govern Artur Mas, que esperaban darles la mano junto a la mesa en la que ambos políticos acababan de prometer el cargo en la Generalitat.
El nuevo secretario de Govern, Joan Vidal de Ciurana, ha llamado uno por uno a los nuevos consellers, que se acercaban a la mesa del Saló Sant Jordi ante el presidente de la Generalitat, Joan Puigdemont, para hacer la promesa, y, una vez hecha, han saludado a Forcadell y a Mas antes de colocarse junto al resto de consellers una vez proclamados.
Comín ha sido el primero que se ha saltado el protocolo, aunque ha reaccionado rápidamente alertado por los consellers de Exteriores y de Gobernación, Raül Romeva y Meritxell Borràs.
Después le ha pasado lo mismo a Rull y, aunque otros consellers trataban de advertirle de su olvido, con una amplia sonrisa ha ocupado su puesto junto al titular de Interior, Jordi Jané, que le ha explicado al oído de qué se estaban riendo los asistentes al acto.
Al darse cuenta, ha corrido a corregir su error fundiéndose en un abrazo con Forcadell y después Mas, entre risas; mientras, el nuevo conseller de Cultura, Santi Vila, ha mirado la escena esperando frente a Puigemont, para prometer su cargo.
ASISTENTES
Al acto también han asistido los expresidentes del Parlament Núria de Gispert y Ernest Benach; los vicepresidentes del Parlament Lluís Corominas y José María Espejo-Saavedra; los secretarios de la Mesa David Pérez, Anna Simó y Joan Josep Nuet, y otros diputados del Parlament.
El primero en prometer ha sido el vicepresidente y conseller de Economía, Oriol Junqueras, que ha visto como el micrófono se interponía entre él y el presidente al darse un apretón de manos.
EN EL PATI DELS TARONGERS
Al terminar las promesas, los consellers se han abrazado con familiares y amigos; Corominas y el diputado de JxSí Jordi Turull han bromeado con Comín llamando su atención a grito de "Conseller, conseller" y después los dos han abrazado fuertemente a su compañero de partido Josep Rull (CDC).
Consellers e invitados se han hecho la foto oficial en la Galeria Gòtica del Palau y han pasado al Pati del Tarongers, donde han seguido las felicitaciones, mientras la secretaria del Parlament Anna Simó ha ironizado con compañeros: "Decían 'No habrá Govern, seguro".
"Ya está", ha dicho en el mismo sentido Rull, mientras Junqueras lo ha celebrado con su hijo cogido en brazos, y, cerca, Borràs ha recibido besos y felicitaciones.
El conseller de Justicia se ha mostrado contento pero críptico al hablar con los periodistas que le preguntaban cómo está: "Bien y muchas cosas más"; mientras, el ya exconseller de Economía Andreu Mas-Colell salía de la Generalitat como un ciudadano más.