Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Compañeros de bomberos detenidos en Grecia confían en el Gobierno para solucionar el "malentendido cuanto antes"

Compañeros de los tres bomberos sevillanos detenidos en la isla griega de Lesbos acusado de un delito de tráfico ilegal de personas cuando desempeñaban, como voluntarios de la asociación PROEM-AID, tareas de rescate de refugiados han pedido al Gobierno que medie con las autoridades griegas para que queden "pronto" en libertad y solucionar este "malentendido" cuanto antes.
En declaraciones a los periodistas en Sevilla, el secretario de la asociación PROEM-AID, José Manuel Pastor, ha informado de que los tres arrestados se encuentran "muy apesadumbrados" porque han pasado "una noche dura, con calma tensa en los calabozos", si bien mantienen la esperanza de que esto se solucione "lo antes posible".
En este sentido, ha relatado que en el momento de la detención, los voluntarios llegaban a la costa después de "socorrer un aviso" que habían recibido de "un bote que se encontraba con problemas". "Fueron en su busca con otros voluntarios de Dinamarca y a la vuelta, sin haber encontrado el bote, los guardacostas los interceptaron y les dijeron que los acompañaran a puerto", ha manifestado y ha añadido que una vez en tierra les informaron de que "estaban bajo arresto".
Según Pastor, sus compañeros se encuentran "bien" aunque han pasado "una noche difícil" porque permanecen "cinco personas, en un calabozo de dos por dos". No obstante, ha insistido en que confían en que esta situación se solucione "lo más rápido posible" a través de la mediación del Gobierno. "Sabemos que están trabajando pero no tenemos ninguna información directa desde el ministerio de Asuntos Exteriores", ha dicho, mientras que ha señalado que "la embajada española en Grecia está implicada desde primera hora en las negociaciones".
Al hilo, ha indicado que los familiares de los tres bomberos detenidos están "muy afectados y decepcionados", porque se trata de "una labor de ayuda humanitaria importante y han sido detenidos". Además, ha querido enviar todo el apoyo de la asociación en especial a la mujer de uno de los apresados, ya que está esperando un hijo. "Confiamos en que se solucione lo antes posible", ha reiterado.
"UN ERROR DE BULTO"
Para ello, ha solicitado la colaboración de las autoridades que sean necesarias porque, a su parecer, se trata de "un malentendido o un error de bulto de alguien" ya que la acusación contra sus compañeros "es infundada".
Según ha dicho, las autoridades griegas los acusan de un delito de tráfico ilegal de personas inculpándolos de "recoger a los refugiados en la costa turca para trasladarlos hasta Grecia" en sus propios botes o en otros. "Esto es un disparate y nunca lo hemos hecho", ha afirmado, al tiempo que ha puesto de relieve que llevan "mes y medio" trabajando en la zona y eran más que conocidos por los guardacostas griegos.
Así las cosas, ha recordado que este equipo de voluntarios llegó a la isla griega el día 2 de enero con el fin de dar "soporte de seguridad" a las embarcaciones que llegan desde las costas turcas "llenas de refugiados" en "botes precarios".
Además, ha informado de que el próximo día 17 está previsto que salga desde Sevilla otro equipo de voluntarios para dar relevo al que actualmente se encuentra trabajando en la zona, a no ser que "alguna autoridad competente" les diga lo contrario después de los recientes acontecimientos.
Por su parte, otro de los voluntarios que protagoniza el relevo mencionado, José Amor, ha asegurado sentir "rabia e impotencia" por lo que están padeciendo sus compañeros, así como por la situación "caótica" que sufren "muchas mujeres, niños y gente que muere" intentando alcanzar la costa griega mientras "los gobiernos no hacen nada".
Este voluntario ha explicado que él realizó "el primer turno" de ayuda en Grecia, al ir desde la capital andaluza hasta el país heleno en coche transportando la embarcación con la que se mueven en aguas griegas. Al hilo, ha subrayado que alcanza la costa "una media de 15 botes con 60 personas cada uno al día", lo que supone un total de "unas 1.000 personas diarias". Por ello, ha hecho un llamamiento a las autoridades españolas para que "se meta en esto" porque "hay tres españoles detenidos en Grecia por una acusación falsa".
Por último, el presidente de la asociación PROEM-AID, José Antonio Reina, ha explicado que tras mantener "contacto directo" con la embajada española en Grecia les han dicho que tienen "buenas sensaciones", por lo que les han pedido que estén "tranquilos" ya que están trabajando al "200 por cien" por la libertad de los compañeros.