Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Compromís pide en el Senado el regreso de los papeles valencianos de Salamanca

Compromís ha presentado una moción en la Cámara alta para exigir que el próximo Gobierno central que "devuelva la documentación robada por los golpistas a los valencianos". Así, pide el regreso de los papeles valencianos de Salamanca.
En ese sentido, el senador territorial de la coalición Carles Mulet ha indicado en un comunicado que "quien quiera estudiar la historia reciente de su pueblo o de algunas entidades, no tiene en su mano la documentación vital y tiene que desplazarse a la ciudad castellana". Según Mulet, "el precedente de Cataluña desde hace años está siendo un referente en la lucha por la justicia historia de los pueblos valencianos".
En la moción, Compromís señala que el 26 de abril del 1938 "los golpistas creaban a la Delegación del Estado para la Recuperación de Documentos, encargada de requisar toda la documentación de organismos republicanos, partidos, sindicados, desafectos al Movimiento nacional y susceptibles de suministrar al Estado información referente a la actuación de sus enemigos".
Entre 1938 y 1943 "hay constancia que, al menos, ocho vagones de ferrocarril con más de 80 toneladas de documentos, libros y revistas fueron enviados desde Vinaròs, Castelló, Valencia y Alicante hacia el Archivo de Salamanca", indica.
De esta forma, "decenas de ayuntamientos valencianos sufrían el expolio de sus papeles", entre ellos, Alicante, Alaquàs, Albocàsser, Alcalà de Xivert, l'Alqueria de la Comtessa, Bellreguard, Beniarjó, Benicarló, Benicàssim, Benigánim, Benimodo, Benissa, Benirredrà, Bicorp, Bocairent, Borriol, Bugarra, Cabanes, Castelló de la Plana, Casas Bajas, Cinctorres, Gavarda, Godella, Guardamar, Montesa, Oliva, Ontinyent, la Pobla Tornesa, Polinyà de Xúquer, Rossell, Salem, San Juan de Moro, Sollana, Terrateig, Torreblanca, Traiguera, Valencia, Vilafamés, Vilafranca, Vila-real, Vinaròs, Xàtiva, Xàbia y Chiva, a particulares, entidades politicas y sindicales.
La documentación "sirvió en muchos casos para condenar a muerte a miles de personas o reprimirlas brutalmente, y que a día de hoy, la documentación referente a ayuntamientos pueblos, entidades e instituciones valencianos continúan secuestrados, al contrario de lo que ha pasado con otros que han podido conseguirlo, continúan en Salamanca, lejos de sus legítimos propietarios".
Para la coalición valenciana, "la restitución parcial que ha obtenido Catalunya, a pesar de ser obviamente legítima y un precedente al cual acogerse, no puede provocar ahora un agravio comparativo", por lo que el Gobierno central "no puede estar a la espera de peticiones parciales para devolver o no a sus legítimos propietarios la documentación robada, puesto que la actual situación acaba legitimando esta realidad y convirtiendo la actual administración como heredera de la dictadura".
PETICIÓN DE LAS CORTS
También recuerda que el 17 de mayo del 2004 las Corts Valencianes, por unanimidad, en una comisión, con los votos del grupo parlamentario del Partido Popular, aprobó solicitar la devolución de los papeles valencianos requisados en Salamanca, petición que se hacía amparándose en el que dice la Ley de Patrimonio Cultural Valenciano. Sin embargo, "desgraciadamente este trabajo no dio ningún fruto".
Según los historiadores y especialistas, "hasta 80 toneladas de papeles valencianos se amontonan en Salamanca, varios documentos que afectan en ayuntamientos, entidades, particulares", señala Compromís.