Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Comunidad de Madrid destinará 20 millones de euros adicionales a pagar las rentas mínimas de inserción

El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid ha aprobado este jueves una partida de 20 millones de euros para ampliar el presupuesto destinado a abonar la Renta Mínima de Inserción (RMI), dirigida a personas sin recursos económicos y/o en riesgo de exclusión, para "garantizar así el pago de las próximas nóminas a los beneficiarios de esta ayuda".
Lo ha anunciado el vicepresidente de la Comunidad de Madrid y portavoz del Consejo de Gobierno, Ignacio González, en la rueda de prensa posterior a la última reunión del Consejo de Ministros, antes de que este órgano retome su actividad el último jueves de agosto.
Esta partida se suma a la que el Ejecutivo madrileño autorizó el pasado mes de diciembre, la cual ascendía a 52,6 millones de euros, para asegurar el pago de esta prestación desde el 1 de enero.
Este año se prevé ayudar con esta prestación a 18.000 familias, que perciben una renta media de 405 euros mensuales. La cuantía de la RMI está integrada por la suma de la prestación mensual básica y un complemento mensual variable en función de los miembros que formen la unidad de convivencia del beneficiario.
En 2011, el Gobierno regional suministró esta prestación a 18.000 familias, con un presupuesto global de 71,7 millones de euros. Desde que se creó la RMI, la Comunidad ha atendido a más de 105.000 personas (más de 36.100 familias).
Aparte, el Gobierno ha autorizado otra partida de dos millones de euros adicionales para financiar proyectos de formación e inserción socio laboral, dirigidos a personas en riesgo de exclusión que están percibiendo la RMI.
Según González, "la RMI no debe entenderse como un subsidio que perpetúe a los beneficiarios de la misma en su cobro, sino que se concibe como una ayuda puntual para personas que atraviesan una mala situación que debe ir vinculada a la inclusión en programas de desarrollo personal y profesional que les permitan reinsertarse socialmente".
Entre los beneficiarios, según los indicadores del primer semestre de este ejercicio, un 74,8 por ciento son familias cuyo titular está en paro y en un 58,15 por ciento de esos hogares hay menores.
Asimismo, González ha recordado que las subvenciones para programas de formación e inserción socio laboral existen desde 2002, y que en el conjunto de todas las convocatorias de estas ayudas la Comunidad ha invertido casi 31 millones de euros.
Las subvenciones para el periodo 2012 sumarán dos millones más a lo ya empleado y con ello se prevé la puesta en marcha de 45 proyectos dirigidos por otras tantas entidades sin ánimo de lucro. En el periodo 2010-2011, un total de 6.066 personas perceptoras del RMI participaron en alguno de los itinerarios personalizados de formación y de ellos 271 lograron una inserción laboral.
3,2 MILLONES PARA ATENCIÓN A DISCAPACITADOS
Por otro lado, el Consejo de Gobierno ha autorizado la concesión de ayudas por un total de 3,2 millones de euros a entidades sin ánimo de lucro especializadas en la atención a personas con discapacidad.
Concretamente, 1,5 millones estarán destinados al mantenimiento de centros para personas con discapacidad (residencias, centros de día, pisos tutelados, centros ocupacionales o tratamientos) y 1,6 millones, para la financiación de servicios para la atención social especializada (servicios de información y orientación, programas de vida independiente, etc).
Gracias a las ayudas destinadas al mantenimiento de los centros, en 2011 se atendieron a 1.317 personas, mientras que la convocatoria para la financiación de servicios de atención hizo posible que 24.417 personas recibieran una asistencia personalizada, ha indicado González.
Además, ha señalado que Madrid cuenta con una Red de Atención Social a Personas con Enfermedad Mental que ha experimentado un
importante crecimiento, al pasar de las 1.269 plazas que existían en 2003 a las 5.629 plazas con las que se cuenta actualmente.