Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Concentración en Sevilla en demanda de "justicia" para el joven condenado a cárcel por robar una bici

Los aledaños del Ayuntamiento de Sevilla han acogido este jueves una concentración en demanda de "justicia" para Adrián Manuel Moreno, el joven condenado a seis meses de cárcel por un delito de hurto, tras robar una bicicleta de 'Sevici' en junio de 2008, hechos por los que ha sido fijado para el 15 de marzo su ingreso voluntario en prisión.
Durante la concentración, a la que han asistido concejales del Ayuntamiento de Sevilla, el abogado de Adrián, Ángel Bordas, ha reclamado que el Juzgado de lo Penal número 13 "suspenda la entrada en prisión" del joven, al menos "hasta que se resuelva" la petición de indulto promovida por Adrián Moreno, apoyada por el Ayuntamiento al completo y sobre la que debe decidir el Consejo de Ministros.
Y es que Adrián Moreno "no es un delincuente común". "Él quiere cumplir su condena, pero con trabajos a la comunidad o una multa", dado que entrar en prisión dejaría "absolutamente desamparada" a la familia que tiene a su cargo, una mujer y dos hijos. "Esto es una injusticia. Espero que se acelere el indulto", ha dicho el abogado recordando que el Consejo de Ministros sigue "pendiente" de que el Juzgado de lo Penal número 13 de Sevilla le remita determinados "informes" para resolver sobre esta petición de indulto.
LOS HECHOS
Cabe recordar que el Juzgado de lo Penal número 13 de Sevilla le condenó en junio de 2010 a seis meses de cárcel por un delito de hurto por unos hechos ocurridos el 14 de junio de 2008, cuando Adrián, en unión de un menor, cogió "sin disponer para ello de la correspondiente tarjeta de alquiler" una bicicleta de 'Sevici'.
En junio de 2015, la Audiencia Provincial confirmó la sentencia, tras lo que el Juzgado dictó un auto el día 22 de septiembre en el que le denegó la suspensión de la condena de seis meses de prisión ni su sustitución por una multa o trabajos en beneficio de la comunidad.
La juez argumentó que, "si bien el reo no es reo habitual, de su hoja histórico penal se constata la conducta del reo que no resulta merecedora de tal beneficio", añadiendo que ya fue condenado en el año 2010, "acordándose la remisión definitiva, delinquiendo nuevamente inmediatamente después del periodo de suspensión, con lo que los beneficios previstos legalmente no han producido efecto resocializador alguno", acordando su ingreso voluntario en prisión el día 16 de octubre de 2015.
Tras ello, la juez suspendió su entrada en prisión en espera de que la Audiencia Provincial resolviese el recurso en el que el condenado solicitaba la suspensión de la pena o su sustitución por una multa o trabajos en beneficio de la comunidad. Después de que la Audiencia rechazase este recurso, la juez ha fijado nuevamente su ingreso voluntario en prisión para el día 15 de marzo.
EL AYUNTAMIENTO APOYA EL INDULTO
El pasado mes de octubre, los partidos políticos con representación en el Ayuntamiento de Sevilla, PSOE, PP, Ciudadanos, Participa e IU-CA, suscribieron una declaración institucional en la que apoyaron la petición de indulto formulada por el joven.
En esa declaración, los grupos municipales daban cuenta de que "el delito se cometió cuando Adrián tenía 18 años de edad", pero "en la actualidad se encuentra completamente rehabilitado", porque "tiene trabajo en un restaurante y es el único sustento de sus dos hijos, uno de ellos recién nacido, y de su mujer".
"El Ayuntamiento, como entidad titular del servicio municipal del préstamo de bicicletas, quiere interceder ante las autoridades judiciales para evitar los citados efectos indeseados de una entrada en prisión a todas luces innecesaria", señala la declaración institucional, según la cual "si Adrián entrara en prisión, se dañará el proceso vital de esta persona perfectamente integrada en el mundo socio-laboral y el de toda su familia, que en un marco de creciente precariedad, depende económicamente por completo de su salario".