Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Concluye la declaración del presidente de Vitaldent y de tres miembros más de la 'cúpula'

El presidente de las clínicas dentales Vitaldent, Ernesto Colman, así como el vicepresidente, Bartolo Conte y otros miembros de la 'cúpula', J. Arteaga y Nicolás Sissini, han terminado de prestar declaración en los juzgados de Instrucción número dos de Majadahonda (Madrid) este miércoles, donde entraron alrededor de las 8.30 horas y comenzaron a declarar sobre las 13.30 horas.
Según han informado fuentes jurídicas, el retraso en las declaraciones se ha debido a "un fallo logístico" de los sistemas informáticos de la sala.
El primero de los cuatro en declarar ha sido Nicolás Sassini, el abogado de las clínicas, y tras él ha sido el turno del vicepresidente de la marca, Bartolo Conte. Los cuatro han respondido a las preguntas planteadas por el fiscal José Grinda.
A los mismos juzgados han sido trasladados en diferentes coches policiales el resto de los detenidos en la 'Operación Topolino', hasta 13 en total, que también declararán a lo largo de la jornada de este miércoles.
Mientras, los cuatro primeros detenidos en prestar declaración -Conte, Colman, Arteaga y Sassini-- se encuentran a la espera de que la jueza dicte las medidas cautelares que adopta con ellos.
Los abogados de los franquiciados de las clínicas dentales Vitaldent han afirmado antes de la declaración de los detenidos que sus clientes estaban sujetos a un sistema de franquicias "salvaje" en el que el 98 por ciento de las cláusulas de los contratos eran penales, es decir, "se castigaba todo sin ningún tipo de contraprestación".
Respecto al modelo de negocio que seguían las clínicas, han asegurado que "no se pueden hacer valoraciones rápidas" y que "al parecer la marca Vitaldent hacía aplicar sobrecostes de manera continuada y sostenida en el tiempo a los franquiciados; aplicaba de manera perversa el sistema informático donde se establecía la información y toda la facturación así como cánones que no figuraban en el contrato de franquicias". "También se practicaban auditorías internas que servían para doblegar el ánimo de los franquiciados", han apuntado.