Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenada una madre a hacer trabajos comunitarios por ir bebida y agredir a su hijo de 2 años en la calle

La mujer tendrá una orden de alejamiento del menor durante seis meses
El juzgado de lo Penal número 1 de Albacete ha condenado a A.M.G.D. por un delito de lesiones en el ámbito familiar a 40 días de trabajos en beneficios de la comunidad, a la privación y derecho al porte de armas durante 15 meses, a la prohibición de aproximarse a su hijo, menor de edad, a menos de 300 metros durante seis meses y a indemnizar a la Consejería de Bienestar Social en 150 euros.
El Tribunal, como recoge la sentencia a la que ha tenido acceso Europa Press, considera probado que, sobre las 22.10 horas del 8 de julio de 2011, la acusada, mayor de edad y sin antecedentes penales, que había ingerido alcohol en exceso y eso le limitaba, aunque no anulaba, sus facultades intelectivas y volitivas, transitaba por una calle de Albacete empujando un carrito de niño y en compañía de su hijo de dos años de edad, que caminaba junto a ella.
En un momento determinado, a la acusada se le volcó el carrito y se paró a cogerlo, si bien el niño siguió caminando y casi lo atropella un coche, momento en el que la acusada cogió al niño violentamente y, levantándolo en el aire, lo lanzó contra el carro, que, de la fuerza del golpe, se cerró con el niño dentro.
Algunos de los transeúntes que había por la zona, al observar los hechos, intervinieron y se ocuparon del menor hasta que llegó la Policía.
A consecuencia de la agresión, el niño sufrió lesiones consistentes en contusiones hemorrágicas de pequeño tamaño en tronco y extremidades, y varios hematomas estacionados, lesiones que tardaron cinco días en curar y que precisaron de una primera asistencia facultativa. Tras los hechos referidos, el menor quedó ingresado en un Centro de Protección de Menores de Albacete.