Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenado a 17 años de prisión un vecino de Orense por delitos de agresión y abuso sexuales a menores

Fue acusado por tres personas de abusos y agresiones sexuales, pero la jueza dice que la denuncia del ahora adulto prescribió
La Audiencia Provincial de Orense ha condenado al vecino de Quintela de Leirado Julio Pérez Estrada a 13 años de prisión por un delito de abuso y a otros cuatro por otro de agresión, ambos de carácter sexual y contra menores, en una sentencia que incluye la desestimación de la tercera denuncia, presentada por el tío de uno de los menores y ya adulto, por prescripción del delito.
Fuentes judiciales dieron a conocer la condena, sin detallar nombres ni fechas, que incluye los 17 años de prisión, la inhabilitación absoluta y la especial para el derecho de sufragio pasivo durante la condena y la prohibición de acercarse a las víctimas, que declararon en un juicio celebrado a puerta cerrada el día 16 de diciembre, por videoconferencia desde Madrid y Barcelona, tras las denuncias presentadas en 2012.
Fuentes jurídicas han explicado a Europa Press que las víctimas reconocidas en la sentencia no presentarán recurso, aunque pedían un total de 23 años de prisión, y tampoco recurrirá el ya adulto del que la sentencia dice que el delito cometido contra él prescribió, cuando, según las mismas fuentes, no transcurrió el tiempo preceptivo para eso.
EL ACUSADO PUEDE RECURRIR
El acusado, por su parte, podría presentar recurso sólo ante el Tribunal Supremo por la condena establecida por hechos ocurridos, según los denunciantes, en los años 2002, 2010 y 2012, en su casa de Quintela de Leirado.
La agresión y abuso que ahora son condenados, fueron denunciados en el juzgado de Celanova (Orense) en 2012 y ocurrieron en la casa del condenado Julio Pérez Estrada, durante el verano y en el tiempo de vacaciones de los menores que cuyos padres eran familia o amigos del ahora condenado.
La fiscal de esta causa, al terminar el juicio del día 16 de diciembre, modificó su escrito de calificación inicial y redujo los posibles delitos de tres a dos, coincidentes con los que ahora la Audiencia considera probados y pedía 13 años y medio de prisión por el de agresión sexual y 9 por el de abuso.