Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenado a cuatro años de cárcel por apuñalar a un hombre tras una discusión en Sanfermines

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Navarra ha condenado a un hombre a cuatro años de cárcel por un delito de homicidio en grado de tentativa, con la concurrencia de la eximente incompleta por embriaguez, por apuñalar a un hombre tras una discusión ocurrida el 9 de julio de 2012, coincidiendo con las fiestas de San Fermín.
Además, el acusado ha sido condenado a indemnizar a la víctima con 8.300 euros, más los intereses legales correspondientes desde la fecha de la sentencia.
La presente resolución no es firme y contra ella puede interponerse recurso de casación ante la Sala Segunda del Tribunal Supremo, preparándolo ante la Audiencia de Navarra en el plazo de cinco días a partir de su notificación.
En la sentencia se recoge que los hechos tuvieron lugar en la Plaza de la Cruz de Pamplona el 9 de julio de 2012, cuando el acusado inició una discusión con la víctima, en el transcurso de la cual le propinó varias puñaladas con una navaja de 19 centímetros de longitud abierta.
El procesado apuñaló a la víctima en el costado lateral, el hemitórax izquierdo, así como en brazos y el cuello, primero mientras estaba de pie y luego una vez que cayó al suelo. Según la sentencia, el acusado "era consciente del peligro que para la vida de la víctima comportaba" esta agresión y "aceptó que las puñaladas inferidas eran susceptibles de causarle la muerte".
A consecuencia de la agresión, señala la sentencia, la víctima sufrió lesiones en el tórax y abdomen, una lesión de diafragma, dos heridas poco profundas en la región axilar izquierda y en la cara interna del brazo derecho, erosiones en tórax y cuello, un mínimo neumotórax y un derrame pleural izquierdo, así como incipientes contusiones pulmonares y neumoperitoneo.
Estas lesiones requirieron tratamiento médico-quirúrgico y la víctima permaneció 60 días incapacitado, resultando como secuelas 10 cicatrices. Además, una de las lesiones que le profirió el acusado en el espacio intercostal le supuso "riesgo vital diferido bien por la propia lesión o bien por complicaciones posteriores".
La sentencia señala que el acusado sufre "alcoholismo crónico de larga evolución" y que el día de los hechos "se encontraba en estado de embriaguez que afectaba gravemente su capacidad cognitiva o volitiva, sin que estuviesen anuladas".
Asimismo, el fallo recuerda que el acusado fue condenado por sentencia firme de 9 de septiembre de 2009 del Juzgado de lo Penal nº 5 de Málaga por un delito de atentado y otro de lesiones, habiéndose denegado la suspensión de las penas de prisión y estando pendientes de cumplimiento un año y seis meses de prisión.