Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenado a 36 años de cárcel el joven que mató a sus tíos en La Ribera (Murcia)

El Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Cartagena condena a J.M.R.C., acusado de matar a sus tíos de 80 años con el cinturón de una bata, como autor de dos delitos de asesinato, con la concurrencia de la atenuante analógica de drogadicción y la, agravante de abuso de confianza a 36 años de prisión.
Una pena que llega tras el veredicto del jurado popular, que lo declaró culpable de asesinar a sus tíos de avanzada edad.
La sentencia lo absuelve, por el contrario, del delito de robo con violencia en casa habitada del que también se le acusaba en este procedimiento al considerar que el acusado no cometió los robos con la intención de enriquecerse de forma ilícita, sino para encubrir los asesinatos. Aunque lo condena a pagar una indemnización de 30.000 euros, según han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Murcia.
Cabe recordar que los hechos ocurrieron el 6 de diciembre de 2012 en Santiago de la Ribera (San Javier) cuando el procesado acudió en bicicleta a casa de sus tíos y tras una discusión con uno de ellos por motivos familiares, se abalanzó sobre él, le quitó el batín que llevaba y le estranguló con el cinturón.
En este sentido, el magistrado presidente de la Audiencia Provincial 5 de Cartagena, José Francisco López Pujante, sostiene que el reconocimiento que hace el acusado al describir el modo en que mató a sus dos tíos estrangulándolos con el cinturón de la bata que vestía uno de ellos, se ve corroborado por multitud de pruebas e indicios, "como son el hecho de que se encontraran en su domicilio diversos objetos que pertenecían a las víctimas (anillos y relojes), el que guardara en una bolsa la ropa que llevaba puesta el día en que ocurrieron los hechos o los informes de la policía científica".
En particular, explica la sentencia, el que concluye que una de las huellas encontradas en el suelo de la vivienda fuera cedida (realizada) por las zapatillas que utilizaba el acusado o el que un vecino de las víctimas viera entrar al acusado en la vivienda a la hora en que ocurrieron los hechos.
Así como que el acusado sabía de la poca resistencia que podrían ofrecer las víctimas dada la avanzada edad de ambas y porque el acusado, que había visitado en numerosas ocasiones anteriores a sus tíos, conocía que a la hora en que acudía a verlos "se encontrarían solos".
DECLARÓ QUE LAS DROGAS LE LLEVARON A REACCIONAR VIOLENTAMENTE
Durante su declaración en el juicio, J.M.R.C., reiteró en varias ocasiones que se encontraba bajo los efectos de las drogas cuando ocurrieron los hechos.
Además, detalló que llevaba tres días sin dormir, había consumido éxtasis y que, antes de ir a casa de sus tíos, estuvo comprando droga en un lugar denominado Los Pozuelos, situado a 20 kilómetros de la casa de sus tíos.
En este sentido, el magistrado no ha entendido acreditado que el acusado consumiera estas sustancias el día anterior y el mismo día de los hechos, "de tal modo que sus facultades estuviera total o notablemente mermadas".