Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenado a cinco meses de cárcel por descargarse pornografía infantil de internet

El Juzgado de lo Penal nº3 de Santander ha condenado a un hombre a cinco meses de cárcel por posesión de vídeos de pornografía infantil que se había descargado de internet.
A.G.C. fue identificado por la Policía Nacional como el titular de la dirección IP desde la que en febrero de 2011 se descargaron al menos tres archivos de video en los que aparecían menores de edad realizando actos de naturaleza sexual.
Según consta en la sentencia, que recoge Europa Press, la policía registró en junio de 2012 su domicilio, sito en Barreda, y encontró un disco duro externo con "cinco vídeos de menores manteniendo relaciones sexuales entre sí o con adultos o en poses eróticas", así como unas libretas en las que el acusado "anotaba criterios de búsqueda de pornografía infantil por internet".
El disco duro del ordenador no pudo ser analizado "por un defecto del sistema operativo, al presentar una anomalía de funcionamiento en el arranque de lectura". El registro fue autorizado por un juzgado de instrucción de Valencia.
En el juicio, el acusado afirmó que había grabado mucha pornografía de mayores de edad, que si detectaba pornografía infantil "la borraba por no interesarle", y que los videos del disco duro externo "no le sonaban".
Sin embargo, la magistrada Rosa María Gutiérrez descarta una "descarga accidental" de los videos, que a su entender "solo puede considerarse consciente y voluntaria" porque los propios títulos son "claramente indicativos" de su contenido pedófilo, incluso para quien no entiende el inglés como declaró el acusado en el juicio; porque se ha constatado una efectiva búsqueda de pornografía de menores; y porque después de descargar los videos los transfirió a un disco duro externo y los archivó una de las carpetas de aquél.
La jueza concluye recordando que "la execrable explotación infantil para actos de este tipo, sencillamente no existiría si nadie demandara activamente mediante descargas y otros medios, este tipo de documentos".