Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenan a un padre que maltrataba a sus hijas y les negaba estudio, ropa y juguetes

El Juzgado de lo Penal número 2 de Almería ha condenado a B.C. por un delito de violencia en el ámbito familiar y otro de maltrato del que eran víctimas sus hijas, de corta edad, a las que desde muy pequeñas ha venido "despreciando y agrediendo moral y físicamente", de manera que cuando las menores se ponían a estudiar, les arrojaba los libros al suelo y les decía que "no servía para nada porque al final se iban a casar".

La sentencia, dictada en firme tras la conformidad entre las partes, destaca el comportamiento "déspota y autoritario" que el hombre tenía con sus hijas, a las que no proporcionaba ni ropa ni juguetes, de forma que la madre tenía que recurrir a la beneficiencia para responder al derecho de la niñas y hacerse cargo de ellas.
El hombre, según la sentencia, llegaba incluso a dejarlas sin comer y a prohibirles a salir de casa durante días. Igualmente, con el "ánimo de menoscabar la integridad física" de sus hijas, "las golpeaba con el cinturón por todo el cuerpo" y le "tiraba del pelo cuando le apetecía".
Las menores estaban sometidas al "clima de terror" que el padre había impuesto en la convivencia, puesto que incluso las llegó a amenazar de muerte mientras sujetaba un cuchillo. Por ello, el fallo le prohíbe portar armas por un periodo de ocho años así como comunicarse ni acercarse a las niñas a menos de 200 metros durante el mismo tiempo. También le retira la patria potestad por un periodo de seis años.
Junto a esto, y considerando la atenuante de dilaciones indebidas muy cualificadas, el juez impone al acusado una pena de prisión de un año y 55 días de trabajos en favor de la comunidad. No obstante, suspende la pena de cárcel por tres años con la condición de que no vuelva a delinquir, que haga frente a las indemnizaciones de 2.120 euros a las menores y que participe en programas de igualdad de trato y no discriminación.