Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenan a 15 meses de cárcel a cinco personas por inducir a la prostitución a una menor

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Granada ha condenado a 15 meses de prisión a una joven acusada de obligar a una niña de 11 años a prostituirse y a cuatro hombres más, de entre 45 y 79 años, que aceptaron el trato y pagaron por actos sexuales con la menor.
Durante el juicio, celebrado el 11 de diciembre del pasado año, la Fiscalía y las defensas de los acusados llegaron a un acuerdo para que todos los acusados fueran condenados a esa pena, además de una indemnización conjunta a la menor de 2.000 euros, por lo que la sentencia se ha dictado en base a aquel consenso.
Los procesados son Manuela A.T., de 22 años, Antonio F.R., de 75, José F.T. de 61, Juan F.A., de 79, y Santiago F.P., de 45, a los que se atribuye un delito de prostitución de menores.
Según consta en el fallo, al que ha tenido acceso Europa Press, los hechos tuvieron lugar desde 2009 y hasta diciembre de 2010, cuando la acusada Manuela A.T., con antecedentes por violencia doméstica, se llevaba a la casa de distintos de sus vecinos en Iznalloz, a la menor de edad, que entonces tenía entre 11 y 12 años, y la presionaba para que mantuviera relaciones sexuales con ellos a cambio de dinero.
Los que aceptaron esta situación fueron los también inculpados Antonio F.R., José F.T., Juan F.A., y Santiago F.P., que pagaron a la procesada por actos sexuales con la menor, o bien a la niña para que le entregara el dinero a Manuela A.T.
Como consecuencia de todo ello, la niña, que era vecina también de la principal inculpada, desarrolló una sintomatología, con sentimientos y actitudes negativas hacia los hechos, miedo y preocupación por posibles represalias, problemas de sueño, cambios de comportamiento, irritabilidad, sentimientos de tristeza y desconfianza, conductas autolesivas, y ansiedad, entre otros problemas, por lo que se recomendó ser tratada por profesionales psicólogas.