Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenan a una madre a cuatro años de cárcel por suministrar a su hijo menor medicamentos psicotrópicos

La sección segunda de la Audiencia Provincial de Castellón ha condenado a una joven a cuatro años y cinco meses de prisión por provocar en su hijo menor, de seis años, alucinaciones y trastornos del comportamiento tras suministrarle medicamentos psicotrópicos y anestésicos.
Así consta en la sentencia, en la que se acuerda condenar a la mujer a cuatro años y cinco meses de prisión por un delito de maltrato habitual y por cuatro delitos de violencia doméstica. También se le impone alejamiento respecto del menor y prohibición de tener o portar armas.
Los hechos se remontan al mes de abril de 2008, cuando la condenada, de 31 años en la actualidad, suministró a su hijo de seis años, sobre el que ostentaba la guardia y custodia --desde 2006--, diversas dosis de benzodiacepinas --medicamento psicotrópico-- y ketamina --droga disociativa con potencial alucinógeno--, que no habían sido prescritas por el personal facultativo.
Como consecuencia, el menor ha tenido múltiples asistencias en los servicios de urgencias, así como ingresos hospitalarios al presentar alucinaciones visuales y trastorno del comportamiento entre los meses de abril a agosto de 2008.
Concretamente, en el último ingreso, que tuvo lugar del 10 al 12 de agosto, fue atendido en urgencias y permaneció ingresado en observación hospitalaria. Al ingreso en urgencias presentaba hipotonía, somnolencia, hiperemia conjuntival biliateral, pupilas en posición intermedia y normorreactivas. También sufrió alucinaciones visuales.
Una vez realizadas las pruebas oportunas, en un análisis de tóxicos en orina se le diagnosticó intoxicación por benzodiacepinas, sin que estuviera prescrito por ningún facultativo en ese momento. También dio positivo en ketamina.
Por ello, fue declarado por la Dirección Territorial de Bienestar Social, el 22 de agosto de 2008, en situación legal de desamparo, con lo que se asumió la tutela y se acordó el Acogimiento Residencial en un centro de acogida.
En febrero de 2009 se dejó sin efecto esta medida después de que el juzgado acordara atribuir la guardia y custodia del menor a favor de su padre.