Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenan a un joven por matar a su hermana de una cuchillada en el cuello

La Audiencia de Málaga ha condenado a un joven por matar a su hermana de una cuchillada en el cuello en noviembre de 2014 en la localidad malagueña de Fuengirola. Se le impone nueve años de prisión pero, como medida de seguridad, se acuerda el internamiento en un centro psiquiátrico penitenciario durante un periodo máximo de nueve años.
Se le condena por un delito de homicidio, con la agravante de parentesco, la atenuante de confesión y la eximente de alteración psíquica. Así, en la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, se determina que la medida de seguridad se cumplirá con anterioridad a la pena de prisión, abonándose para el cumplimiento de esta última.
Según se declara probado en la resolución, dictada tras el veredicto de culpabilidad del jurado, el acusado inició una discusión con su hermana en la que se produjo un forcejeo, tras esgrimir un cuchillo de 11 centímetros de longitud. La chica logró quitárselo, pero él la agarró con fuerza por el cuello, lo que le provocó "una importante disminución del nivel de conciencia.
A continuación, sigue la sentencia, "le asestó un cuchillada en el cuello", que le causó una sección incompleta de la arteria carótida y le produjo una intensa y rápida hemorragia, falleciendo la mujer "de forma casi inmediata". Tras esto, el acusado habló por teléfono con la pareja de la chica y le comentó lo sucedido. Cuando llegó la Policía, relató de manera espontánea que había matado a su hermana.
Tanto los jurados, como ahora la sentencia, han considerado que cuando el acusado agarró por el cuello a su hermana y cuando luego le asestó la cuchillada "tenía limitadas sus facultades intelectivas y volitivas por sufrir un brote psicótico, consecuencia de la esquizofrenia paranoide que padecía", tal y como señalaron algunos especialistas que lo han tratado.
El acusado declaró ante un jurado que escuchaba voces que le decían que la matara y aseguró que se sentía culpable de lo ocurrido y arrepentido, aunque no era consciente en ese momento de los hechos y no recordaba lo que pasó. Asimismo, explicó que quiso quitarse la vida, primero saltando por la ventana y luego con el cuchillo; que hubo un forcejeo, sin que recordara nada más.