Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenan a 27 años de prisión a 5 acusados por dar una brutal paliza a una pareja para robarles en Alicante

La sección décima de la Audiencia Provincial de Alicante ha condenado, a penas que suman un total de 27 años y media de prisión, a los cinco acusados de propinar una brutal paliza a una pareja, a la que asaltaron para robarle en su vivienda de Relleu (Alicante) en 2009, y que falleció ese mismo año, por lo que también ordena indemnizar a sus herederos con un total de 5.200 euros.
El tribunal considera probado que sobre las 18.30 horas del día 7 de enero de 2009, los cinco acusados, --una mujer y cuatro hombres con edades comprendidas entre los 22 y los 44 años--, acudieron en coche al domicilio de las víctimas, un hombre de 69 años y una mujer de 71 años de edad, situado en la partida Campana de Relleu, según recoge la sentencia, facilitada por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV).
Mientras la mujer les esperaba en el coche, los cuatro individuos --ataviados con guantes, pasamontañas y bufandas para evitar ser reconocidos e identificados--, esperaron en el interior de la vivienda a que llegaran sus moradores.
"BRUTAL PALIZA"
Cuando la pareja entró en su casa, los cuatro individuos les acometieron, rociándoles con el extintor y golpeándoles brutalmente, hasta el punto de romper el brazo de la mujer. Los asaltantes incluso les agredieron cuando estaban en el suelo saltando sobre ellos. Además, les amenazaron con un arma, poniéndosela en la cabeza, para que les diesen todo lo que tenían, dinero y tarjetas de crédito.
Los asaltantes habían atado a la pareja mientras buscaban los objetos por el domicilio durante un periodo de dos horas, y tras su marcha los dejaron en estas condiciones, a la intemperie, y bajo amenazas de "volver y prenderles fuego si no conseguían sacar dinero de las tarjetas de crédito".
A continuación, los cinco acusados se fueron en su coche y en el vehículo de las víctimas, portando consigo 600 euros y las citadas tarjetas de crédito, hasta la avenida de Benidorm, en la localidad de Finestrat (Alicante), donde hay varios cajeros automáticos, para intentar sacar dinero de las tarjetas sustraídas.
Una vez allí abandonaron el coche sustraído y, todos juntos en el coche de la mujer acusada se fueron a Benidorm (Alicante), donde consiguieron obtener 140 euros que se repartieron entre todos.
FALLECIDOS
Este escrito condenatorio además recoge que, durante los dos días siguientes, dos de los procesados intentaron sin éxito sacar dinero con la cartilla de la mujer víctima del robo, que falleció 22 días después.
A causa de la paliza recibida, la mujer había sufrido diversas lesiones y fracturas, que hubieran requerido 90 días de curación.
Por su parte, el hombre sufrió diversas policontusiones y lesiones que tardaron en curarse 30 días, cinco de ellos impeditivos y 15 días de estancia hospitalaria. El afectado también falleció el 9 de septiembre del mismo año.
En el curso del proceso judicial, los cinco acusados se confesaron autores de los delitos que se les imputan en esta causa, y ya han satisfecho la cantidad de 2.000 euros a las víctimas del delito.
El tribunal de la sección décima les condena a una pena que suma 27 años y medio de prisión por los delitos de robo con violencia e intimidación y uso de armas, y dos delitos de detención ilegal.
Así, establece una pena de cinco años de prisión para cada uno de para los cuatro varones, por un robo con violencia e intimidación y uso de armas, en concurso medial con dos delitos de detención ilegal, con la concurrencia de las circunstancias agravantes de disfraz y abuso de superioridad.
Además, para los cuatro varones procesados impone una pena de un año de prisión por dos delitos de lesiones, y una indemnización para los herederos del agredido de 800 euros, y de 4.400 euros para los de la mujer víctima de los hechos. Para la mujer procesada, la sentencia establece una pena de tres años y media por un delito de robo con violencia e intimidación.