Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Congreso celebrará sus Jornadas de Puertas Abiertas los días 3 y 4 de diciembre

El Congreso de los Diputados celebrará su décimo octava edición de las Jornadas de Puertas Abiertas los próximos días 3 y 4 de diciembre y, dos días después, albergará, como es tradición, la recepción oficial por el aniversario de la aprobación de la Constitución que en este 2014 cumplirá 36 años.
Según han informado a Europa Press fuentes parlamentarias, la Mesa del Congreso ha decidido mantener las jornadas --cuya primera edición tuvo lugar en 1997--, pese a que la segunda planta del Palacio de la Carrera de San Jerónimo seguirá en obras para esas fechas, al contrario de lo que ocurrió en 2012.
Entonces el Congreso optó por no abrir sus puertas por la gran envergadura de los trabajos de rehabilitación que se estaban llevando a cabo en las cubiertas y que obligaron a poner andamios alrededor de la sede de la institución. De hecho, la recepción institucional de aquel año se celebró en el Senado.
EL AÑO PASADO BAJÓ EL NÚMERO DE VISITANTES
En diciembre de 2013, cuando se retomaron tras el parón del año anterior, se registró el menor número de visitantes de los últimos cinco años. En dos días --también fueron el 3 y el 4 de diciembre-- desfilaron por la Cámara Baja un total de 12.703 personas.
Como es habitual, los ciudadanos que se acerquen a conocer la sede de soberanía popular podrán realizar un recorrido por las estancias más representativas de las dependencias parlamentarias, aunque está por ver si podrán contemplar, por ejemplo, la Galería con los retratos de todos los presidentes de la Cámara, ya que éstos han sido retirado con motivos de las obras que tienen lugar en la segunda planta del Palacio.
Sí podrán recorrer el Salón de Plenos y otras estancias de la institución, así como la que el año pasado fue la principal atracción por novedosa: la rejilla de ventilación que fue retirada en la últimas obras de rehabilitación del hemiciclo y que conserva la marca de una de las balas de que dispararon durante la intentona golpista del 23 de febrero de 1981.