Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Congreso se prepara para seis horas de debate con un resultado anunciado: el rechazo de 300 diputados

El Congreso se prepara para, en su sesión plenaria del próximo martes, dedicar unas seis horas de debate a la consulta soberanista de Cataluña con un resultado anunciado: Unos 300 diputados de al menos PP, PSOE, UPyD y UPN rechazarán su tramitación.
Lo que se debatirá y votará en el Pleno del día 8 será tomar o no en consideración una proposición de ley del Parlamento catalán para que el Gobierno delegue en la Generalitat de Cataluña la competencia para poder celebrar la consulta que las formaciones soberanistas han prometido para el próximo 9 de noviembre.
En las tribunas de invitados se distribuirán numerosos diputados del Parlament --entre ellos Oriol Junqueras (ERC), Pere Navarro (PSC) y Alicia Sánchez Camacho (PP)--, así como una representación de la Generalitat encabezada por Francesc Homs, consejero de Presidencia y Portavoz. El presidente catalán, Artur Mas, no tiene intención de viajar ese día a Madrid.
LO PRIMERO, LEER LA NEGATIVA DEL GOBIERNO
Según el plan acordado en la Junta de Portavoces del Congreso, la sesión plenaria se abrirá a las cuatro de la tarde del martes anunciándose el debate de la iniciativa catalana y dándose lectura, conforme a Reglamento, al escrito que registró hace unas semanas el Ejecutivo exponiendo su criterio contrario a la propuesta, aquél en que decía que Cataluña no puede decidir unilateralmente su futuro y que por tanto el referéndum sólo es "especulativo".
Como es habitual cada vez que hay que dar lectura a un escrito en el Pleno, el encargado de hacerlo será el secretario primero de la Mesa del Congreso, un cargo que esta legislatura ocupa el 'popular' Ignacio Gil-Lázaro.
A partir de ahí, la propuesta de delegar las competencias será presentada por la delegación enviada por el Parlament, compuesta por Jordi Turull, portavoz de CiU en la cámara autonómica; Marta Rovira, secretaria general de Esquerra (ERC), y Joan Herrera, líder de Iniciativa per Catalunya (ICV). Cada uno de ellos dispondrá de diez minutos para defender la propuesta.
NO HABRÁ TURNO EN CONTRA
Como CiU, ERC e ICV no van a tener otro turno más para defender las llamadas 'copias de seguridad' que registraron en su día para asegurarse de que el debate de la consulta no se aplazaba hasta septiembre, en la Junta de Portavoces también se pactó que ningún grupo de los contrarios a la consulta soberanista ejercerá el turno en contra, para así no privilegiar unas voces sobre otras.
Por tanto, tras la delegación del Parlament intervendrán los grupos parlamentarios de la oposición del Congreso, de mayor a menor, con 20 minutos cada uno.
Así, el primero en intervenir será el PSOE, cuyo secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, ya anunció su intención de tomar la palabra en el debate. Le seguirán CiU (Josep Antoni Duran i Lleida), Izquierda Plural (representado por el diputado de ICV, Joan Coscubiela), UPyD (Rosa Díez), PNV (Aitor Esteban) y las distintas fuerzas del Grupo Mixto. Cerrará el portavoz del Grupo Popular, Alfonso Alonso.
POSADA PROMETE FLEXIBILIDAD
La delegación del Parlament tendrá quince minutos para responder (cinco minutos por cada diputado autonómico) y los grupos del Congreso tendrán otros diez cada uno. El presidente del Congreso, Jesús Posada, ha prometido una "interpretación generosa" del Reglamento y se habla incluso de un tercer turno de intervención por cada parte.
En todo ese programa hay que encajar la intervención del Gobierno, que, conforme a los usos y costumbres parlamentarios, podrá producirse en cualquier momento de la sesión. Cuando se presentó el Plan Ibarretxe, el presidente José Luis Rodríguez Zapatero fue el primero en responder y para el 8 de abril se calcula que el Ejecutivo, ya sea Mariano Rajoy o la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, tampoco esperará al final de la sesión.
Esa hipótesis la avala también el hecho de que el Gobierno haya comunicado formalmente al Senado que el presidente Mariano Rajoy no acudirá a la sesión de control prevista ese mismo día en la Cámara Alta.
Y tras los debates, que podrían durar hasta seis horas, se procederá a la votación, donde sólo participan los miembros del Congreso. De hecho, los del Parlament deben abandonar el Salón de Plenos en ese momento.
Se calcula que unos 300 diputados de al menos el PP, el PSOE, UPyD, UPN y Foro votarán en contra de tramitar la propuesta del Parlament. A favor de la consulta votarán Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), los nacionalistas de CiU, PNV y BNG, los independentistas de ERC y buena parte del Grupo Mixto (los de Amiaur y Geroa Bai, entre otros).