Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Congreso rechaza la resolución del PSOE-PSC sobre el Estatut

Zapatero y Montilla se reúnen este miércoles. Foto: EFE / Archivotelecinco.es
El Pleno del Congreso no ha logrado aprobar ninguna de las seis propuestas de resolución sobre la sentencia del Tribunal Constitucional relativa al Estatut que habían registrado respectivamente PSOE, CiU, ERC, IU-ICV, en favor de la norma catalana y PP y Unión, Progreso y Democracia (UPyD), pidiendo respeto para el fallo del alto tribunal.
Todo ello pese a que los partidos defensores del Estatut habían apoyado juntos una marcha conjunta en defensa de la norma catalana, que tuvo lugar el pasado día 10, y que desde entonces habían estado conversando sobre la posibilidad de sellar consensos tanto en el Congreso como en el Parlament. 
El texto que habían pactado el PSOE y el PSC, animando a desarrollar el potencial de autogobierno del Estatut, no sumó un votó y sólo logró la abstención de Coalición canaria y de IU-ICV. Las propuestas de ERC, CiU e IU-ICV cosecharon peores registros ya que fueron rechazadas por PSOE y PP.
Críticas de los independentistas
En el debate, el diputado de ERC Joan Tardá subrayó que la "incompresión" con Cataluña no hace sino refirmar el "anhelo de libertad nacional" de los catalanes. "Si no cabemos en la Constitución española deberemos hacer una Constitución catalana en la que caber", advirtió, reivindicando el derecho de su pueblo a decidir "cómo se organiza para hacerse viable como comunidad nacional en el siglo XXI".
"Derecho -agregó Tardá- a decidir si continuar en el Estado español, con qué encajes y con qué competencias, pero también derecho a decidir si opta por independizarse mediante un referéndum libre".
Tras lamentar que los socialistas ni siquiera hayan sido capaces de "respetar lo aprobado en el Parlament" haciéndose así un "mal favor a sí mismos", advirtió de que después de que Cataluña haya gritado en sus calles 'Somos una nación, tenemos derecho a decidir", el próximo grito será 'Visca Catalunya lliure' (Viva Cataluña libre).
La postura de ICV
Por su parte, el secretario general de ICV, Joan Herrera, lamentó que no haya podido llegarse a un acuerdo ni siquiera en torno a lo aprobado en el Parlament. "Es una pena", confesó, destacando que para facilitar el consenso ICV registró una resolución "de mínimos" que, de ser "honesto" el PSOE debería haber apoyado.
"No basta con resoluciones que, si las miras a contraluz, acaban siendo transparentes", apuntó Herrera para justificar que ICV no haya respaldado el texto pactado entre PSOE y PSC. "No vamos a oponernos aunque se lo teníamos que haber puesto más difícil", reconoció en cualquier caso.
CiU tampoco se une
Desde CiU, su portavoz adjunto Josep Sánchez Llibre defendió que el único objetivo de la propuesta de resolución de CiU era "lograr la máxima unidad" y que por eso reprodujo en ella "dos momentos en los que desde Cataluña se expresó la unidad": el primer discurso de Montilla tras la sentencia del Tribunal Constitucional y el acuerdo del Parlament.
"Si traducir estas declaraciones al catalán es hacer trampas, que venga Dios y lo vea", clamó a modo de réplica a quienes como los independentistas de ERC les han acusado de no favorecer la búsqueda de acuerdos.
La idea de España del Partido Popular
La portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría insistió en que como Zapatero no tiene "una idea clara de España" utilizó el Estatut para intentar ganar las anteriores catalanas y ahora quiere revivirlo para no perder las próximas. "Y para ello está dispuesto a volver a discutir lo que el Tribunal Constitucional ha dicho que es indiscutible", dijo.
Sáenz de Santamaría apeló directamente a la responsabilidad de los diputados del Grupo Socialista porque, aunque el "tiempo de Zapatero pasará", el PSOE tiene "cien años de historia". Por eso, les preguntó directamente "cuántos de ellos sienten como propio el proyecto común de la Constitución, cuántos añoran en público y privado los consensos que se fraguaron para desarrollarla, cuántos siguen creyendo que las sentencias son para cumplirlas y cuántos, sencillamente, están en desacuerdo con lo que dice y piensa el señor Zapatero".
La dirigente del PP agregó que mañana, cuando Zapatero se reúna con Montilla "debería recordar que sigue siendo el presidente de todos los españoles" y limitarse a decirle que cumpla la sentencia del TC". Y que si quiere hablar de estabilidad institucional, consensos nacionales y pactos con mayúsculas debería mirar al PP.
En este contexto defendió su propuesta de resolución sobre el Estatut, recalcando que no va contra nadie y que votarla a favor "es decir sí a los consensos constitucionales, a cumplir las leyes, a acatar las sentencias y a colocar por encima de cualquier diferencia política el interés general de todos los españoles, mientras que votar no "agravaría la incertidumbre institucional" que ha generado Zapatero.
El portavoz del Grupo Socialista, Eduardo Madina, por su parte, se limitó a decir que el PSOE apoya el Estatut porque fue protagonista del proyecto democrático que lo alumbró, mientras que el PP lo incluyó en su "campaña de impugnación masiva" contra todo lo que no le gusta o no entiende y lo utilizó para entonar su 'España se rompe' asegurando incluso por boca de Jaime Mayor Oreja que la norma catalana se hacía "al servicio de ETA".
Por su parte, la diputada de Unión, Progreso y Democracia, Rosa Díez, aprovechó su turno en la tribuna para anunciar que rechazaría todas las propuestas sobre Estatut que supusieran un incumplimiento de la sentencia del TC, desde el texto "alambicado" de PSOE y PSC a los "más claros" de ERC, IU e ICV.
La reunión de este miércoles
El Govern de la Generalitat de Cataluña ha avisado que de la reunión de este miércoles entre el presidente de la Generalitat, José Montilla, y el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no se saldrá con una hoja de ruta cerrada ni con "soluciones milagrosas" sobre los pasos a seguir tras la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) sobre el Estatut. 
Así lo ha explicado en rueda de prensa el vicepresidente de la Generalitat, Josep Lluís Carod-Rovira, quien ha detallado que Montilla trasladará a Zapatero el "malestar" que hay en Catalunya tras el fallo y que ambos explorarán los mecanismos políticos y legales que permitan recuperar la integridad del Estatut.
"Los problemas no se resuelven ni con una reunión, ni con una manifestación ni con una ley. Que nadie espere soluciones milagrosas", ha subrayado Carod, que ha rebajado así las expectativas del encuentro, aunque ha destacado la importancia de que ambos mandatarios se reúnan para abordar personalmente esta cuestión.
Si bien no ha concretado en qué se pueden materializar los mecanismos para recuperar aspectos recortados del Estatut, Carod ha reconocido que una de las posibilidades abiertas es utilizar el artículo 150.2 de la Constitución, que permite el traspaso a las comunidades autónomas de competencias exclusivas del Estado.
Hay margen, todavía
Precisamente, este martes la vicepresidenta del Gobierno, Maria Teresa Fernández De la Vega, ha considerado que existe "margen, cauces y posibilidades" para que el sentimiento identitario y la voluntad de mayor autogobierno catalán tenga cabida en el Estatut y la Constitución.
Sin embargo, Carod ha insistido que más allá de las conversaciones telefónicas que hayan mantenido Montilla y Zapatero, la reunión de mañana es un "primer encuentro" para analizar cómo reconducir la situación tras la sentencia del TC, de la que no saldrá un listado de "problemas resueltos".
Carod ha indicado que es lógico que se reúnan, y más teniendo en cuenta que Zapatero es el único que votó el Estatut en su integridad --antes de la sentencia del TC--. "Por eso quiero creer que tiene que verse afectado si estaba convencido, en su momento, que su contenido cabía dentro de la Constitución", ha manifestado.