Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Congreso rechaza reprobar al Papa por sus declaraciones sobre el preservativo

El Congreso ha rechazado la propuesta de IU-ICV de reprobar al Papa Benedicto XVI por sus declaraciones en Camerún sobre el uso del preservativo, al no haber recibido ningún voto afirmativo y haberse abstenido el PSOE. Por su parte, la Conferencia Episcopal, en un comunicado, considera que "con tales acciones el Parlamento pone en peligro el principio de la libertad religiosa".
Según los obispos, "tratar de interferir por medio de reprobaciones políticas parlamentarias en la guía moral que el Papa ejerce en la Iglesia mediante su Magisterio ordinario, contradice seriamente el principio de no intervención y lesiona el derecho de libertad religiosa". Por eso piden a las "instituciones del Estado" que "se abstengan de intervenir en el libre desarrollo de las instituciones religiosas" cuando "no esté probado que atenten contra el orden público".
Iniciativa de IU-ICV
La iniciativa, que pedía al Gobierno que protestara "por vía oficial y diplomática" a través del embajador ante la Santa Sede por las manifestaciones del Papa, ha sido rechazada por todos los grupos excepto por el PSOE, que ha justificado su abstención diciendo que el Parlamento no tiene competencias para hacer esta reprobación.
IU-ICV proponía que el Parlamento expresara su consternación y rechazo ante las declaraciones de Benedicto XVI durante su viaje en marzo a Camerún en las que señalaba que "no se puede superar (el sida) con la distribución de preservativos", los cuales, añadía, "al contrario, aumentan el problema".
Durante el debate en la Comisión de Cooperación Internacional, el portavoz de ese grupo, Joan Herrera, ha criticado que el mensaje del Papa haya puesto en riesgo "la vida de millones de personas" y ha lamentado que el Parlamento no haya respaldado esta propuesta "ante declaraciones de tal gravedad", como hizo el parlamento belga.
El único apoyo al contenido de la iniciativa ha sido el del PSOE, que ha expresado su "completa discrepancia" con estas manifestaciones y ha destacado "la especial responsabilidad del Papa a la hora de expresarse", por boca del diputado Joan Calabuch, "por las gravísimas consecuencias" que pueden tener sus palabras.
El diputado del PP Gonzalo Robles ha explicado que, por "sentido común", su grupo se ha opuesto, y ha recordado que el Papa es "una persona libre" que representa el sentimiento de muchos millones de personas."Tiene un tufillo de prejuicio militante, un tanto dogmático, que tienen determinados sectores de la izquierda frente a lo que significa el papel de la Iglesia", ha señalado Robles sobre esta iniciativa.
Desde CiU, Carles Campuzano ha opinado que la propuesta pretende "generar titulares mediáticos" y aprovechar estas manifestaciones "para generar una cruzada sobre el papel de la Iglesia Católica". Aitor Esteban, del grupo nacionalista vasco, ha dicho no compartir las palabras del Papa, pero considera que la redacción de la iniciativa planteada "no es la más adecuada y está queriendo forzar la cuestión a un terreno más ideológico que el de la lucha contra el SIDA". 
El Vaticano aplaude la decisión