Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Consejera de Educación: Susana Díaz es como "una moto" que arrastra a todo el gobierno andaluz

Compara a los políticos con niños porque "no son capaces de llegar hasta el final de una reflexión"
La consejera de Educación de la Junta de Andalucía, Adelaida de la Calle, ha mantenido este jueves que la jefa del Ejecutivo autonómico, Susana Díaz, es como "una moto" que, con su capacidad de trabajo, lleva al resto de miembros del Gobierno andaluz "detrás".
"Estoy francamente deslumbrada por la capacidad de trabajo que tiene la presidenta y cómo nos lleva a todos, nos lleva detrás", ha dicho la consejera en una entrevista en Canal Sur, recogida por Europa Press, en respuesta a una pregunta sobre las críticas del PP a la supuesta parálisis del Consejo de Gobierno.
La responsable de Educación ha subrayado que el Ejecutivo andaluz trabaja "al cien por cien" y ha ensalzado la capacidad de la presidenta para "trabajar en equipo", lo que repercute en "políticas transversales" a todas las consejerías y que, además, sirve para "entusiasmar a todo el mundo para que trabaje".
De la Calle ha mantenido que Díaz pone a todos los miembros del gobierno "en las mismas circunstancias" porque "tiene claro que Andalucía es Andalucía y que tenemos que trabajar por Andalucía" aunque ha añadido que "eso no quita que ella tenga una visión más compleja de todo el sistema". "A mí, igual que a los demás, nos pregunta por esto y por lo otro; no sé cómo tiene esa capacidad para saber de todo porque yo tengo que mirar y preguntarlo para que me den esa información", ha explicado con humor la consejera.
"INMADUREZ" DE LA CLASE POLÍTICA
Por otro lado, la consejera se ha referido al momento político nacional, que ha tildado de "muy difícil", y ha manifestado que le "preocupa enormemente" esa situación. Además, ha señalado que pensaba que "la clase política era más madura" pero cree que está "demostrando inmadurez". En ese punto, ha comparado a los responsables políticos con los niños en cuanto a que ninguno de ellos "son capaces de llegar hasta el final de una reflexión".
"Los políticos tenemos que pensar más en los ciudadanos que en nosotros mismos, no podemos estar en este punto de acritud porque la democracia está hecha para que nos entendamos; no tenemos por qué irnos a tomar copas todos juntos a la vez sino simplemente, ver los puntos más en común y apoyarnos", ha defendido la consejera, que ha reprobado que se someta a la ciudadanía a "un tercer grado, una depresión y una desconfianza".
Por último, la consejera también ha dicho que está "un poco asombrada" por la "crispación" que hay en el Parlamento andaluz y, en ese sentido, ha señalado que "se puede estar en contra de una idea" sin que eso suponga estar "crispado".
"Es más fácil decir las cosas con respeto, las que hacemos bien o mal, pero no ser tan tremendista en cada posición porque de esa forma no se avanza y en los debates se debe avanzar en ideas" aunque "aquí el debate sirve para posicionarnos cada vez más lejos unos de otros". "No estoy extremadamente satisfecha con lo que ocurre en el parlamento", ha concluido.