Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Consejo de Ministros aprobará mañana el nombramiento del 'número dos' de Justicia

El Consejo de Ministros aprobará este viernes el nombramiento del nuevo secretario de Estado de Justicia, en sustitución de Fernando Román, quien acompañó hasta ahora a Alberto Ruiz-Gallardón al frente de sus proyectos legislativos y esta misma semana presentó en el Congreso los presupuestos del departamento para el próximo año.
El nuevo ministro Rafael Catalá culmina así la designación de la máxima dirección del departamento de Justicia, que tiene por delante una decena de proyectos legislativos en el Congreso de los Diputados y otros en la mesa de su departamento de gran relevancia, como es el nuevo Código Mercantil.
El nuevo equipo se completa con la subsecretaria de Justicia Áurea Roldán, que sustituye a Juan Bravo, quien fue concejal de Hacienda del Ayuntamiento de Madrid y luego dio el salto al Gobierno central.
Catalá ha propuesto también a Javier Herrera García-Canturri como nuevo director general de Cooperación Jurídica Internacional y Relaciones con las Confesiones en lugar de Ángel Llorente; y a Julio Fuentes como secretario general Técnico, en vez de Mireya Corredor.
El ministro dará a conocer cuáles son sus prioridades para lo que queda de legislatura en su comparecencia del próximo miércoles en la Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados. El Código Penal, la ley de jurisdicción voluntaria, la ley de asistencia jurídica gratuita, la nueva Ley Orgánica del Poder Judicial, la revisión de las tasas o la propuesta de Código Procesal Penal son algunas de las ideas iniciadas por su antecesor en el cargo.
El tiempo juega en contra para afrontar este gran paquete de medidas habida cuenta de que los presupuestos generales del Estado para 2015 se 'comerán' gran parte del tiempo del actual periodo de sesiones, por lo que sólo quedará el próximo para culminar las reformas.