Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Contrato del Consell de Mallorca por 770.000 euros a la empresa Cofely, entre los expedientes analizados

La Guardia Civil se encuentra analizando, entre las decenas de adjudicaciones públicas presuntamente efectuadas a cambio de tratos de favor y comisiones y que se encuentran en el punto de mira de la denominada 'Operación Púnica', un contrato de 770.000 euros otorgado en 2009 por el Consell de Mallorca a la empresa sobre la que pivotaba la supuesta trama de corrupción, Cofely, según han informado fuentes jurídicas a Europa Press.
En concreto, se trata de un expediente tramitado por el departamento de Hacienda e Innovación para el servicio de mantenimiento de las instalaciones, edificios y recintos de la Institución insular. El contrato fue adjudicado el 8 de octubre de 2009 a Cofely España por un importe neto de 663.793 euros y de 770.000 con el IVA añadido.
Cofely, empresa filial de la multinacional francesa CDF Suez, era la compañía sobre la que "pivotaba gran parte de la trama" en la que el exconsejero y exsecretario general del PP de Madrid Francisco Granados, detenido este lunes, hacía presuntamente la labor de conseguidor de adjudicaciones públicas a cambio del cobro de comisiones ilegales.
Aunque Granados llevaba al menos tres años fuera de la primera línea política, era la persona que conectaba a las instituciones públicas con los empresarios implicados en la trama. Sólo en los dos últimos años esta red defraudó 250 millones de euros.
En concreto, la Fiscalía Anticorrupción apunta a una trama de corrupción municipal y regional infiltrada en varios ayuntamientos y autonomías "en los que la connivencia de los ediles municipales y funcionarios con empresarios de sociedades constructoras, obras y servicios energéticos, y el concierto venal con intermediarios y sociedades instrumentales, les han estado asegurando a aquellos el éxito en las adjudicaciones públicas y como contrapartida el cobro de comisiones ilegales, a costa de las Haciendas Municipales y Autonómicas".
Los políticos que presuntamente formaban parte de la trama desarticulada cobraban supuestamente comisiones de hasta el dos y el tres por ciento de cada contrato, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas. De esta forma, según las primeras estimaciones barajadas por los investigadores y en atención al porcentaje que presuntamente habrían recibido por cada contrato, los imputados podrían haber obtenido unos ingresos que oscilarían entre los cinco y los siete millones y medio de euros.
La conclusión de los investigadores, por tanto, es que la trama tenía el objetivo de conseguir el lucro personal de los políticos implicados, pertenecientes a diferentes partidos y no la financiación de sus respectivas formaciones, según señalaron fuentes jurídicas.