Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Corbacho tacha de discriminador al Gobierno italiano en inmigración

Aunque Zapatero anunciase que el conflicto estaba zanjado, los desencuentros y ataques verbales entre le Ejecutivo español y el Gobierno italiano sobre políticas de inmigración sigue trayendo cola. El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, ha sido el último en entrar en la discordia. Corbacho considera que las políticas de inmigración del Gobierno de Italia "ponen más el acento en discriminar al diferente que en gobernar el fenómeno".
"Quieren criminalizar al diferente y yo asumo la responsabilidad de gobernar el fenómeno" de la inmigración, ha asegurado Corbacho durante la visita realizada al Ayuntamiento de Villafranca de los Barros (Badajoz) en el tercer día de su visita oficial a Extremadura. Para el ministro, "un inmigrante ilegal sólo puede tener un destino, el retorno a su país, pero por medio hay que cumplir todos los requisitos de respeto a los derechos humanos".
El titular de Trabajo e Inmigración también se ha referido a la actual desaceleración económica para avanzar que "las cifras de desempleo recerán en los próximos meses, porque los índices indican que aún hay posibilidad de decrecimiento".
Corbacho ha cerrado en Villafranca de los Barros (Badajoz) su visita a la región que, según aseguró, le ha permitido "conocer de cerca la realidad extremeña a través del contacto con el Gobierno y otras organizaciones". Durante su estancia en la localidad pacense, el ministro se comprometió a retomar el proyecto ya avanzado por su antecesor en el cargo Jesús Caldera de levantar en la localidad un Centro Nacional de Formación Profesional especializado en el sector químico y de refino.
Aído le pagaría un psiquiatra a Berlusconi
Bibiana Aídó, también parece estar en desacuerdo con la actitud del Gobierno italiano. En una entrevista publicada este domingo en El País la ministra de Igualdad reconoce que pagaría un psiquiatra para Silvio Berlusconi por sus comentarios sobre el ‘Gobierno rosa’ de Zapatero. "Aunque no sé si sería efectivo. Le harían falta muchas sesiones", reconoce la ministra.