Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Corominas (CDC) reclama a PP y PSOE una propuesta que se pueda votar y no "distracciones"

Recomienda que se hable "poco" de plebiscitarias porque el objetivo debe ser el 9N
El vicesecretario general de coordinación institucional de CDC, Lluís Corominas, ha reclamado a PP y PSOE que no alienten "distracciones" y presenten una propuesta firme que se pueda votar en la consulta junto a las dos preguntas pactadas en diciembre por el presidente Artur Mas, CiU, ERC, ICV-EUiA y CUP.
En una entrevista de Europa Press, ha lamentado que tanto el discurso del líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, en el debate sobre la consulta en el Congreso, como su propuesta de reunir partidos y autonomías en la Cámara Baja para buscar salida a la situación en Catalunya suenan a "querer entretener" a los catalanes.
"Si de alguna cosa estamos cansados los catalanes es de que nos distraigan", ha continuado, y ha censurado que la propuesta socialista no entienda que lo que quieren los catalanes es decidir por sí mismos y no que todo el Estado español decida por los catalanes mediante unas mayorías en Las Cortes que no se corresponden a las del Parlamento catalán.
Por eso, ha defendido que la única opción que se podría aceptar desde Cataluña es que, al lado de las preguntas pactadas por los partidos soberanistas, "hubiera una propuesta llegada del resto del Estado que también se pudiese votar" y se pusiese paralela a las otras dos.
"Esta es la única propuesta que creo que podríamos llegar a incluir, porque la historia reciente y pretèrita demuestra que el Estado lo que hace con estos juegos de manos es engañarnos", ha abundado.
Corominas ha explicado que sería bienvenida una propuesta con contenido que llegase del resto de España y que se pudiese someter a votación en la consulta, aunque ha precisado que esa no sería la opción de CDC, que ya ha empezado a hacer campaña por el doble 'sí' para que Catalunya sea independiente.
El dirigente de CDC augura que no habrá un cambio de actitud de PP y PSOE tras las elecciones europeas, porque después ya tendrán los ojos puestos en los comicios municipales --y autonómicos en muchas regiones-- de 2015, y en las siguientes elecciones generales.
"PP y PSOE durante muchos años se han retroalimentado a ver quién es más españolista respecto a Cataluña ¿Por qué debe cambiar eso?", ha preguntado, y ha asegurado que no existe ningún elemento sobre la mesa que demuestre que el Estado ha entendido lo que está pasando.
ELECCIONES PLEBISCITARIAS
Sobre la posibilidad de que el proceso soberanista acabe en unas elecciones plebiscitarias si se bloquea la consulta --escenario que Artur Mas consideró el más probable--, Corominas ha llamado a centrar el debate y los esfuerzos en que los catalanes puedan votar el 9 de noviembre y no en plantear escenarios posteriores.
"Del escenario posterior al 9 de noviembre, aunque debemos otearlo porque debe existir una salida democrática a este deseo de los catalanes de decidir nuestro futuro, debemos hablar poco de aquí al 9 de noviembre", ha resumido.
Ha recordado que el propio Mas ya explicó que, si el Gobierno central impide la consulta, abordaría con los partidos y entidades que apoyan el 'derecho a decidir' el camino a seguir a partir de entonces, una 'hoja de ruta' en la que podrían situarse unas plebiscitarias.
Si se llegase a ese extremo, Corominas destaca la importancia de que la propuesta fuese "muy clara" para que el resultado de unas elecciones de ese tipo no indujese a error y que fuese evidente para los catalanes, el resto de españoles y la comunidad internacional que observa el proceso.
Ha añadido que, llegados a ese punto, también sería importante que los partidos soberanistas actuasen de forma coordinada: "Que lo hiciésemos de forma conjunta con otros partidos, con programas comunes que claramente tirasen adelante esta vía solo contando con los propios catalanes y con el aval de la legitimidad de la soberanía del Parlament".