Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las familias de la Corrala Utopía en Sevilla salen de las viviendas ocupadas entre momentos de tensión con la Policía

Más de un centenar de personas se congregan en la zona para mostrar su apoyo a las familias desalojadas
Las familias de la Corrala Utopía han abandonado ya las viviendas que habitaban sin título alguno en los números 2, 4 y 6 de la avenida de las Juventudes Musicales, propiedad de una entidad bancaria, en la capital hispalense, después de que a primera hora de la mañana de este domingo la Policía Nacional haya comenzado la operación de desalojo forzoso, tras lo que se han producido momentos de tensión entre los afectados y los agentes.
Fuentes presenciales han explicado a Europa Press que habrían sido desalojadas unas 23-25 personas aproximadamente del interior del edificio ocupado del que incluso han descolgado un par de los carteles que tenían expuestos en los balcones. Así, a la salida de las familias, se ha originado un tumulto entre un grupo de unas 40-50 personas y los agentes hasta allí desplazados al intentar una mujer sentarse en mitad del paso de peatones para cortar el tráfico rodado. Y es que unas 20 personas han cruzado simultáneamente la avenida, si bien la Policía ha intervenido para impedir este extremo.
De esta manera, fruto del tumulto formado, se ha desencadenado una serie de empujones entre los afectados y los agentes, creándose "momentos de tensión importantes", ya que la Policía ha llegado a decir que "gracias a Dios han conseguido desalojarlos de una vez". De hecho, un joven ha sido retenido cuando merodeaba el cordón policial con intención de expresar su protesta, al tiempo que dos chicas jóvenes han mantenido un forcejeo "leve" con los policías.
Hasta el lugar han acudido más de un centenar de personas para mostrar su apoyo a estas familias por la situación que están sufriendo y se han escuchado gritos de "vergüenza, un desalojo, otra ocupación", así como reproches e insultos a la Policía.
El edificio se encuentra acordonado con vallas de metal, y la Policía Local impide el tráfico rodado, sentido a la ciudad, es decir, en dirección contraria a la Cartuja. El operativo establecido ha estado compuesto por unos 13 furgones de la Policía Nacional, dos ambulancias y un dispositivo de la Empresa de Limpieza Pública de Sevilla (Lipasam).
A estas horas, las fuentes han indicado que parece que el ambiente empieza a "calmarse" y que en breves instantes las personas congregadas en el lugar comenzarán a "disolverse".