Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las Corts aprueban crear una comisión de investigación sobre los contratos de la Generalitat con la trama

El PP cree que es "jurídicamente improcedente" y el PSPV pregunta a los 'populares' si no "olían a podrido"
El pleno de las Corts ha aprobado este jueves, por unanimidad, la creación de una comisión de investigación sobre la contratación de la Generalitat con empresas vinculadas a la Operación Taula, derivada del caso Imelsa, incluyendo una presunta financiación ilegal, sobre el funcionamiento de los mecanismos de control interno en esas contrataciones y aclarar el posible sobrecoste que supusieron para las arcas públicas.
El portavoz de Compromís ha defendido esta iniciativa por la necesidad de "poner la lupa en lo que ha pasado en la Generalitat", concretamente en los mecanismos de control interno, para ver "por qué no han funcionado" previniendo los "chanchullos" y ha señalado que se pretende delimitar responsabilidades políticas, más allá de investigaciones policiales o judiciales, para detectar posibles irregularidades en los expedientes de contratación con empresas vinculadas con la trama.
"No queremos construir el futuro sobre la desmemoria, sino sobre la justicia y para que haya justicia debe haber verdad y para que haya verdad debe haber investigación", ha recalcado Ferri, que ha recordado que el pueblo valenciano decidió el año pasado "echar" a los responsables de la corrupción pero "más que pasar página de una etapa negra" lo que quería es "sacar a la luz todas esas hojas que le habían ocultado, analizarlas y utilizarlas para devolver el dinero que se han llevado".
Ha puesto como ejemplo de contratos a investigar los suscritos por la Generalitat con la empresa Engloba, que "tenía muchos contactos con la administración valenciana" y cobró 8.000 euros por realizar un vídeo para promocionar el hospital de Haití, investigado en el marco del caso Cooperación, ha dicho, antes de agregar que esta empresa, según la contabilidad de Luis Bárcenas, tuvo contratos con el PP por valor de 400.000 euros entre 2003 y 2011.
Así, ha indicado que se les acusa de abrir "una causa general contra el PP", pero se trata de "una causa general contra la corrupción", para preguntar a los diputados si "alguien piensa que nos estamos pasando de investigar" después de "Gürtel, de Blasco, Nóos, Fabra, Emarsa, Púnica, Taronger, Ritaleaks, de las resonancias, de Canal 9, de Vaersa, de Castellano, después de la visita del Papa, de Feria Valencia, de Castedo, Brugal, Valmor, Helga, del IVAM, de Rus, de Imelsa, de Ciesga".
"Se nos robó por encima de nuestras posibilidades, tranquilos que investigaremos por encima de nuestras posibilidades caiga quien caiga, para asegurarnos de que no vuelva a pasar más. No puede haber paz para los corruptos, caiga quien caiga", ha remarcado.
"POLÍTICAMENTE TENDENCIOSO"
El PP ha apoyado la iniciativa pese a que su diputada María José Ferrer ha manifestado que pensaba que iban a retirarla del orden del día a tenor de las últimas noticias sobre la Operación Taula, en referencia a la citación de la Guardia Civil para que declaren como investigados todo el Consejo de Administración de Imelsa, incluida la vicepresidenta cuarta de la Diputación, Rosa Pérez (EU), el vicepresidente tercero, Emili Altur (Compromís), y el exportavoz del PSPV en la corporación, José Manuel Orengo.
"Es jurídicamente intempestivo, técnicamente improcedente y políticamente tendencioso" plantear este propósito, ha dicho, porque se propone "un juicio paralelo" y se limita a los contratos con la Generalitat. "Hoy hemos entendido por qué se limita", ha dicho, al tiempo que ha instado a que en esa comisión se aborden "los casos que les afectan", dirigiéndose a PSPV y Compromís, y esperar en todo caso a ver el alcance final de la investigación.
A su juicio, en este momento esta comisión "se queda corta" y "lo que buscan es un titular", ha dicho la 'popular', que ha querido resaltar que el caso "no afecta a todo el PP y no solo al PP".
EL CESTO "ESTABA PODRIDO"
Desde el PSPV, el diputado José Muñoz ha lamentado que "miembros del PP que en su día se sentaron en los escaños los mancharon con la peor de las lacras, la vergüenza de la corrupción" y se ha preguntado por qué el PP "tiene que esperar a que los jueces le limpien la casa".
En este sentido, ha explicado que las manzanas podridas "huelen muy mal y pueden pasar dos cosas: que el PP tuviera el olfato perjudicado o que dentro de tanta podredumbre no se diferenciara porque todo el cesto estaba podrido". "¿No olían a podrido cuando un compañero se sentaba en el escaño con un reloj de 20.000 euros?", ha cuestionado, para agregar que "hay que taparse la nariz para no oler eso".
"Las manzanas podridas eran todas, ni la mejor refundación o nombre harán olvidar a los valencianos los 20 años de corrupción", ha dicho. Al respecto, la diputada del PP le ha respondido preguntándole si "miraban a otro lado y no olían a podrido", en referencia a la citación como investigado de Orengo. "¿O es que hay investigados de izquierda, de centro o de derecha?", ha agregado.
"CUEVA DE ALI BABÁ"
Por su parte, el portavoz adjunto de Ciudadanos, Alexis Marí, se ha mostrado "harto de tantos casos de corrupción" y aunque ha instado a dejar trabajar a la justicia, ha defendido que se investigue la trama para que los ciudadanos sepan qué ha pasado, quiénes son responsables políticos y los recursos vuelvan a las arcas públicas. "A esta paso o se regeneran ustedes o sólo va a faltar por imputar la gaviota", ha dicho al grupo popular.
La portavoz adjunta de Compromís, Fabiola Meco, ha lamentado que hay 15 causas judiciales "por corrupción del PP en la Comunitat" pero desde el PP "siguen diciendo que son casos aislados, dicen no saber nada, como si de un mal virus se tratara" y ha apuntado que este partido debería "quedar apartado de los gobiernos local, autonómico y estatal durante un tiempo".
"Han sido pésimos gestores y la cueva de Ali Babá versión 2.0", ha afirmado Meco, que ha señalado que el botín han sido las arcas públicas y este "expolio" se ha traducido en "recortes para unos y comisiones para otros".