Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cosidó dice que España "no merece un líder" como Iglesias porque dijo emocionarse al ver la agresión a un policía

Acusa a dirigentes de Podemos de insultar al Cuerpo en las redes sociales y recuerda la postura del partido sobre Otegi
El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, ha cargado este miércoles contra Podemos y contra su líder, Pablo Iglesias, al decir que un país como España no se merece un presidente como él responsable de la formación morada, que aseguró sentirse emocionado al ver como agredían a un policía.
"Un país como España, que es un país democrático, no merece un líder político que diga que le produce emoción ver cómo se agrede a un policía", ha comenzado diciendo Cosidó en referencia a unas declaraciones realizadas por Iglesias cuando presentaba el programa 'La Tuerka'.
En un acto sobre el consumo responsable de Internet celebrado en el complejo policial de Canillas, Cosidó ha añadido que "lo que tampoco merece (España) es tener dirigentes de un partido que reiteradamente a través de las redes sociales han insultado llamando 'bastardos' y todo tipo de descalificativos a la Policía".
En sus críticas también ha recordado que Podemos "considera que un terrorista condenado por actos terroristas sea calificado como un hombre de paz".
A su juicio, esto supone "un acto de humillación para las víctimas" que ha considerado "inadmisible". Cosidó ha contestado así al ser preguntado acerca de sus declaraciones la semana pasada en la cadena 13TV donde afirmó que "Podemos es una amenaza para la democracia".
El director de la Policía se ha reafirmado y ha censurado a los miembros de la formación morada por, ha dicho, demostrar "una gran intolerancia hacia la crítica política" y recurrir como argumento a "la descalificación personal".